jueves, 19 de agosto de 2010

El barco libanés “Mariam” zarpará el domingo hacia Gaza

  • La presión sobre Israel y sus políticas de estado no cesan
  • La probocación de paises enemigos de Israel es una amenaza constante de guerra
El barco libanés "Mariam", fletado por 50 mujeres activistas, partirá el próximo domingo hacia Gaza con medicamentos para tratar el cáncer infantil y con el objetivo de romper el bloqueo israelí impuesto sobre ese territorio palestino.

Así lo anunció Samar al Hajj, coordinadora del navío, dijo que el barco zarpará desde el puerto de Trípoli, principal ciudad del norte de Líbano, hacia Chipre para dirigirse posteriormente a Gaza.

El "Mariam", bautizado así en honor a la Virgen María, llevará entre 50 y 70 mujeres a bordo, entre las que destacan la cantante libanesa Mai Hariri y 10 religiosas norteamericanas.

Después de que las autoridades portuarias les impidieran llevar a cabo la conferencia de prensa prevista en un recinto del puerto de Trípoli, el grupo de mujeres confirmó la salida del barco en un encuentro con los medios fuera del recinto.

En la conferencia, Hajj reiteró que el principal objetivo de esta travesía es llevar medicamentos, sobre todo para los niños cáncer.

El grupo de activistas ha sido fuente de polémica desde junio, cuando fue criticado por supuestas relaciones con el grupo terrorista libanés Hizboláh y responder al llamamiento de fletar barcos a Gaza.

Hajj defendió su causa argumentando que era "un grupo de mujeres sin filiación política y de todas las clases sociales" cuyo único objetivo era entregar ayuda humanitaria a la población de Gaza.

Israel advirtió que impedirá la llegada de navíos a Gaza, desde los acontecimientos que tuvieron lugar a bordo del barco turco Mavi Marmara, en el cual unos cuarenta pasajeros afiliados a la organización islámica radical IHH, tendieron una violenta emboscada a los comandos israelíes que abordaron la nave.

Como respuesta, Líbano envió una carta a las Naciones Unidas en la que responsabilizaba a Israel de cualquier "ataque" contra sus ciudadanos e instaba a la comunidad internacional a presionar a Israel para que cesara sus "violaciones y ataques contra el Líbano".

En esta carta se argumentaba que "la ley libanesa no permite que los barcos se dirijan hacia cualquier puerto bajo control israelí, incluido el de Gaza, pero que tampoco puede prohibir a un navío salir de sus puertos si su carga, pasajeros y destino está en conformidad con las leyes".

No hay comentarios:

Publicar un comentario