martes, 10 de agosto de 2010

Un enviado de EE.UU. presiona por el diálogo directo en una visita de un día

  • Las conversaciones directas buscan establecer un pacto de "Paz y Seguridad"
  • El pacto de paz supone la repartición de tierras, lo marca el inicio de los últimos siete años del presente orden mundial


El enviado de paz de EE.UU. a Medio Oriente, George Mitchell, se encontrará con el primer ministro Benjamin Netanyahu y el líder de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, hoy, mientras la administración de Obama presiona a ambos lados para meterse en el diálogo directo lo antes posible.

El Departamento Estatal estadounidense dijo, ayer, que Mitchell pasará un día haciendo preguntas a ambos lados antes de volver a los EE.UU. mañana.

“Creemos que lo que necesita llevar a cabo puede ser hecho en encuentros rápidos con los líderes israelí y palestino”, expresó el vocero del Departamento Estatal, P. J. Crowley.

Crowley se negó a especular un resultado de los encuentros de Mitchell, que se llevan a cabo mientras la administración aumenta la presión a ambos lados para llegar a las negociaciones directas de paz en septiembre.

“Basados en mucho trabajo que se ha hecho en los últimos días, el senador Mitchell verá, básicamente, si ambos lados están de hecho preparados para comprometerse a comenzar con este tipo de charlas”, explicó Crowley.

“Todavía pensamos que es el momento oportuno y que hemos pavimentado el suelo para que tengamos negociaciones directas exitosas. Este será el mensaje para ambos líderes… veremos si conseguimos el sí de ambos líderes”, dijo.

Netanyahu ya ha dicho que está preparado para hablar, lo cual deja a Abbas como la incógnita que le sigue costando presionar a los EE.UU. desde hace 18 meses, a pesar de las charlas mediadas indirectas en mayo.

Abbas dijo que tiene una promesa de Washington de que si acepta las negociaciones directas Israel le debe dar una parcial moratoria en la construcción de los asentamientos en Cisjordania, que terminan en septiembre.

También desea saber por adelantado qué tipo de futuro Israel está preparado a discutir en el diálogo directo y si está listo para abandonar el valle jordano y darle seguridad allí a un tercer partido.

El gobierno israelí dice que las charlas indirectas son una pérdida de tiempo y criticó a Abbas por poner precondiciones al diálogo directo, que pretende terminar con un conflicto de 62 años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario