martes, 14 de septiembre de 2010

EE.UU. venderá 84 aviones F-15 a Arabia Saudita

  • El mayor acuerdo militar de la historia de EEUU
  • La región se prepara para la batalla final (Armagedón)


El Gobierno de EE.UU. presentará próximamente ante el Congreso un plan para vender 60.000 millones de dólares en aviones avanzados a Arabia Saudí, en el mayor acuerdo militar de su historia.

Funcionarios que no identificados aseguraron que la administración de Barack Obama mantiene además conversaciones con el reino árabe en torno a "actualizaciones de su equipamiento naval y su defensa frente a misiles" que podrían valer "decenas de miles de millones más".

El Gobierno estadounidense, que enviará el acuerdo al Congreso "esta semana o la próxima", planea presentar el plan como un "medio de creación de empleo" en Estados Unidos, y como parte de su "política de apoyo" a sus aliados contra Irán.

El acuerdo inicial prevé la venta de 84 nuevos aviones de combate F-15, la actualización de otras 70 de estas aeronaves y la oferta de tres tipos de helicópteros: 70 Apaches, 72 "Black Hawks" y 36 "Little Birds".

En un principio, no obstante, las autoridades saudíes sólo se comprometerán a adquirir "alrededor de la mitad" de los aviones.

Además, los funcionarios estadounidenses se plantean extender al país 30.000 millones de dólares más para modernizar las fuerzas navales saudíes.

Ese segundo plan, en torno al cual aún no se ha alcanzado un acuerdo y que consiste por el momento en "discretas conversaciones bilaterales", podría incluir el despliegue en el litoral de naves de combate y el uso de cargueros para operaciones cercanas a la costa.

Un tercer paso contemplado en las conversaciones consistiría en reforzar la defensa de Riyadh contra misiles balísticos iraníes, mediante la venta de sistemas THAAD y la actualización de misiles Patriot, en una táctica similar a la empleada en los Emiratos Árabes Unidos.

"The Wall Street Journal" publicó, a principios de agosto, un artículo en el que informaba sobre el acuerdo militar con Arabia Saudí, aunque entonces cifraba el coste de la operación en 30.000 millones de dólares y contemplaba únicamente la venta de los 84 aviones F-15.

En aquel artículo, el diario subrayaba la preocupación de Israel por la posibilidad de que el nuevo equipamiento militar estuviera dotado de armamento de largo alcance, dado que consideraban que podía mermar su poder militar y apoyar a un Gobierno, el saudita, con un "pobre historial en materia de derechos humanos".

Sin embargo, el compromiso de la administración estadounidense de que no equipará los aviones con ese tipo de armamento ha logrado que los funcionarios israelíes estén "cada vez más a gusto" con el plan, al tiempo que negocian para comprar, por su parte, una partida de aviones F-35, más avanzados que los concedidos a Arabia Saudí.

El acuerdo con el reino de Abdulá bin Abdulaziz podría extenderse a lo largo de diez años, dependiendo de los tiempos de producción y las mejoras en la infraestructura del país, y, dentro de la oferta estadounidense, la defensa saudita considera los aviones F-15 como una prioridad.

El Gobierno norteamericano manifiesta su optimismo ante las opciones de que el acuerdo obtenga el visto bueno del Congreso, donde su potencial para impulsar la creación de empleo jugará a su favor.

De acuerdo con la empresa que fabrica gran parte de las aeronaves ofertadas, Boeing Co., el paquete saudita podría sustentar 77.000 nuevos puestos de trabajo a lo largo de 44 estados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario