lunes, 4 de octubre de 2010

Ahmadineyad: fortalecer el frente anti-israelí conducirá a la paz

  • Se fortalecen las alianzas en contra de Israel
  • En el escenario final Israel enfrentará solo a las naciones enemigas en la batalla de Armagedón

El presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad (foto), afirmó que el camino hacia la paz en Oriente Medio pasa por "el fortalecimiento del frente anti-israelí".

En una reunión con su colega sirio, Bashar Al Asad, de visita en Teherán, aseguró, asimismo, que los últimos acontecimientos permiten pensar que "la situación regional (en Oriente Medio) está cambiando en favor de los interese de las naciones" en la zona y alabó la cooperación entre ambos países.

"Fortalecer la resistencia (contra Israel) no solo impulsará a otras naciones a unirse a este frente, si no que también servirá para allanar el camino hacia la paz y la estabilidad regional", subrayó Ahmadineyad.

Al Asad, por su parte, opinó que los intentos por reanudar el diálogo entre israelíes y palestinos tienen como único objetivo fortalecer la posición de su colega estadounidense, Barack Obama.

El presidente sirio realizó una visita oficial a Irán centrada teóricamente en la cooperación económica, pero con un ojo puesto tanto en la situación en Irak como en el proceso de paz en Oriente Medio.

La visita concitó un fuerte interés, ya que tiene lugar dos días después de que el ex presidente iraquí y aspirante a la jefatura del Gobierno Iyad Allawi viajara a Damasco, donde sugirió a Al Asad que pidiera a Irán "cesar su injerencia en los asuntos internos de Irak".

Asimismo, coincidió con la decisión del Gobierno de Berlín de aceptar que el mandatario sirio sea recibido por la canciller, Angela Merkel, si éste se presta a colaborar activa y seriamente en el proceso de paz para Oriente Medio.

Siria, sin embargo, ha expresado su pesimismo sobre la posibilidad de llegar a cualquier tipo de acuerdo con el actual Gobierno israelí.

Además, se produce dos semanas antes de que el presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, viaje al Líbano, en la que será su primera visita oficial a ese país desde que en 2005 fuera elegido.

Tanto Siria como el Líbano e Irán mantienen desde hace décadas una estrecha alianza, que sin embargo ha sufrido varios vaivenes en los últimos años.

Damasco y Teherán han apoyado durante décadas, política y logísticamente, al grupo chiíta libanés Hizbollah (Partido de Dios) en su enfrentamiento armado contra el Estado de Israel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario