sábado, 2 de octubre de 2010

EEUU amenaza a Israel con levantar su veto a la creación unilateral de un Estado palestino

  • Continúa la presión internacional para la consolidación definitiva de un pacto de Paz y Seguridad
  • La Biblia establece que el rapto de la iglesia se producirá poco antes o poco después de la firma de este tratado

La polémica decisión del gobierno de Benjamín Netanyahu de no prorrogar la moratoria sobre la construcción en las colonias judías en Cisjordania no sólo está cerca de romper el proceso de paz reanudado en septiembre entre israelíes y palestinos sino que ha situado a la Administración Obama en una situación muy delicada.


El presidente Barack Obama, la secretaria de Estado Hillary Clinton y el equipo de negociación liderado por el enviado especial en Oriente Próximo, George Mitchell, han dedicado importantes esfuerzos al proceso de paz y no van a aceptar que finalice nada más empezar por la intransigencia del gobierno de Israel. Según informa ElMundo.es, Israel podría perder a su mayor aliado si su gobierno no congela la construcción en las colonias.

Mientras la Autoridad Palestina decide qué hacer tras el inicio de las obras en las colonias hebreas en Cisjordania, Obama ha hecho una suculenta oferta a Netanyahu de incentivos diplomáticos, geoestratégicos, militares y económicos para que su ejecutivo vuelva a congelar las construcciones.

La ANP se mantiene a la espera

El presidente palestino ha obrado con paciencia al posponer su decisión sobre el abandono de las negociaciones de paz a las próximas reuniones de la OLP y de la Liga Árabe. Los mediadores estadounidenses llegaron ayer viernes a Cisjordania junto al equipo de la Alta Representante de la Unión Europea, Catherine Ashton, para tratar de evitar una ruptura definitiva.

Si ésta se produce, la culpa recaería sobre Israel pese a que fuera Mahmud Abbas en que tomara la decisión ya que la construcción en las colonias se ha convertido en el principal obstáculo. El gobierno y los mediadores estadounidenses llevan meses pidiendo privada y públicamente la prolongación de la moratoria pero ésta no se ha producido.

Parece que Netanyahu teme más la crisis que podría provocar en la coalición que gobierna Israel y en su partido, el Likud, si volviera a congelar las negociaciones. Sin embargo, si sigue tensando sus relaciones con Estados Unidos, las consecuencias pueden ser muy negativas para Israel.

Un Estado palestino unilateral

El desencanto de Obama podría llevarle a levantar el veto estadounidense en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas ante una resolución para la creación unilateral de un Estado palestino. Además, apoyaría la exigencia palestina de negociar basándose en las fronteras de 1967. Israel podría perder a su mayor aliado y Palestina crearía su propio estado unilateralmente.

Obama también presiona a Mahmud Abbas para que siga dialogando pese al fin de la moratoria y le ofrece apoyar política y económicamente el futuro Estado palestino y garantizar el respeto internacional de sus fronteras. Se trata de que mantenga abierto el proceso de paz el tiempo suficiente para convencer a Netanyahu de que debe rectificar si quiere avanzar hacia la paz en la región.

No hay comentarios:

Publicar un comentario