martes, 26 de octubre de 2010

Irán carga combustible nuclear por primera vez en la central de Bushehr

  • Irán continúa con su plan atómico a pesar de las sanciones internacionales
  • Los preparativos nucleares para la batalla de Armagedón
Expertos iraníes comenzaron a cargar, por vez primera, combustible en el reactor de la planta nuclear de Bushehr, situada a orillas del golfo Pérsico.

La central empezará a operar una vez que las 163 barras de uranio enriquecido sean colocadas en el núcleo del reactor.

La información fue adelantada por el presidente de la Comisión de Seguridad Nacional y Política Exterior del Parlamento iraní, Alaedin Borujerdi, quien definió la ocasión como "una gran victoria de Irán" sobre las grandes potencias.

"Alemania, el Reino Unido y Francia se han opuesto a transferir a los investigadores la tecnología para (construir) centrifugadoras. Pero hoy en día tenemos entre 7.000 y 8.000", añadió.

"A pesar de las políticas de Estados Unidos y ciertos estados europeos, que han impuesto sanciones a la República Islámica, seguiremos adelante con nuestras políticas. Si ellos no construyen una planta para Irán, Irán lo hará por sí mismo", amenazó Borujerdi.

Teherán comenzó a construir la planta nuclear de Bushehr en la década de los años setenta con ayuda alemana, pero el proyecto quedó interrumpido por el triunfo de la revolución islámica que en 1979 depuso al último Sha de Persia, Mohamad Reza Pahleví.

Los trabajos fueron retomados hace diez años con la colaboración de Rusia y concluyeron el pasado verano tras una serie de retrasos,

Las autoridades nucleares iraníes habían anunciado el pasado 21 de agosto que ya se habían comenzado las labores de alimentación de la planta y que ésta estaría lista para conectarse a la red eléctrica en octubre o noviembre.

Sin embargo, el director del Organismo de la Energía Atómica de Irán (OEAI), Ali Akbar Salehí, dio a entender días atrás que la citada conexión al tendido eléctrico no será posible hasta finales del presente año o principios de 2011.

Gran parte de la comunidad internacional, con Estados Unidos e Israel a la cabeza, acusa a Irán de ocultar, bajo su programa nuclear civil, otro de naturaleza clandestina y aplicaciones bélicas cuyo objetivo sería la adquisición de un arsenal atómico, una alegación que Teherán refuta.

El régimen iraní desestimó en noviembre de 2009 una propuesta de Washington, Moscú y Londres para intercambiar su uranio al 3,5 por ciento por combustible nuclear al 20 por ciento para la planta de investigación que posee en la capital.

Desde entonces, no ha habido negociaciones formales entre ambas partes, que podrían reanudarse el próximo 15 de noviembre en Viena.

En febrero pasado, Irán desoyó las advertencias de la comunidad internacional y comenzó a enriquecer uranio al 20 por ciento, lo que llevó a que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas le impusiera nuevas sanciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario