jueves, 18 de noviembre de 2010

El sistema de defensa antimisiles estará listo en 2015

  • La nueva concepción militar estratégica de Israel le brinda una ventaja sin precedentes frente a sus enemigos
  • Se presume que los enemigos de Israel se verían obligados a atacarlo antes de la fecha de implementación de este programa
  • La batalla de Armagedón se ve cada vez más cerca

La red de defensa aérea de varios niveles, que combina misiles interceptores de corto alcance con satélites kamikaze que chocarán en el espacio contra misiles balísticos, estará completamente desplegada en 2015.

"En un lapso de entre dos a cinco años, vamos a transformar esta visión en una realidad", dijo el coronel Zvika Haimovitch de la brigada de defensa aérea de Israel en una conferencia aeroespacial patrocinada por el gobierno en Jerusalén.

Con la mirada puesta en el lanzamiento de cohetes de Hezbollah durante la Segunda Guerra del Líbano en 2006, Israel desarrolló el sistema Cúpula de Hierro (Kipat Barzel), que derriba misiles que tienen un radio de alcance de entre 5 a 70 Km. En tanto que el sistema Honda de David (Kalah David), para interceptar misiles más potentes, debería estar listo para el 2013, afirmó Haimovitch.

El nivel siguiente lo completa el interceptor Jetz (Arrow o Flecha) israelí, que funciona desde hace una década y está diseñado para derribar misiles balísticos a gran altura desde Irán o Siria.

Una variante más actualizada, el Jetz III, pondrá en marcha un satélite más allá de la atmósfera que colisionará con el misil, afirmó el director del proyecto Ioav Turgeman de la estatal Industrias Aeroespaciales de Israel (IAI).

"Estamos hablando de una protección hermética", dijo Turgeman.

"Incluso si el nuevo Jetz falla frente al misil que ingresa, éste último estará lo suficientemente lejos de las fronteras de Israel como para permitir una intercepción secundaria".

Turgeman dijo que el Jetz III, al igual que sus predecesores, está siendo evaluado por los Estados Unidos, estaría listo en 2014 ó 2015. Su primera prueba está programada para 2011. El costo estimado de cada misil interceptor es de 2 a 3 millones de millones de dólares.

El Jetz III se mantenía en secreto. La decisión de presentarlo en público ha sido tomada por iniciativa del Ministerio de Defensa con la vista puesta en el programa de enriquecimiento de uranio iraní. Mientras que la sugerencia de un ataque preventivo contra la carrera armamentista nuclear de Irán tiene grandes obstáculos tácticos y diplomáticos.

El escudo antimisiles también será provisto, cuando sea necesario, de interceptores norteamericanos tales como los Aegis.

Este desarrollo sugiere que Israel está considerando una postura más defensiva, complementada con la disuasión que ofrece su supuesto arsenal atómico.

Según Turgeman, una de las ventajas del Jetz III consiste en que la intercepción de un misil nuclear no produce residuos tóxicos, ya que se quemaría al volver a entrar en contacto con la atmósfera terrestre.

Este planteo es difícil de reconciliar con la promesa de Israel, desde hace décadas, de negar a sus enemigos el acceso a las armas nucleares.

Uzi Rubin, un veterano del Jetz explicó que la potencial represalia de Irán, Siria, Hezbollah y Hamás han sido una de las razones que han disuadido la opción de un ataque preventivo israelí.

Sin un sistema de defensa aérea confiable, las ciudades israelíes pueden ser alcanzadas por alrededor de 13 mil cohetes y misiles, algunos transportando una ojiva de más de media tonelada de explosivo y con una precisión de hasta 500 metros.

La zona del gran Tel Aviv, puede sufrir 1500 impactos, suficientes como para dañar el cuartel general del Ejército, paralizar la economía y desmoralizar a la población.

En este sentido, el sistema de defensa antimisiles trata de compensar la pequeñez geográfica del país.

"El enemigo ha conseguido la supremacía aérea sin poseer aviones-", sentenció Rubin.

No hay comentarios:

Publicar un comentario