lunes, 29 de noviembre de 2010

La República Islámica de Irán ofrece ayuda militar al Líbano

  • Movimientos bélicos en medio oriente adelantan las "Guerras del fin"


Irán está dispuesto a cooperar con el Ejército libanés y abastecerle de todo tipo de material militar que crea necesario, afirmó el ministro iraní de Defensa, Ahmad Vahidi.

Así se lo comunicó el militar iraní al primer ministro libanés, Saad Hariri, quien inició una histórica visita oficial a Teherán.

"Ya lo hemos dicho en varias ocasiones y hoy lo repetimos de nuevo: estamos al lado del ejército libanés y estamos preparados para cooperar" en todos los terrenos, señaló Vahidi.

Hariri, por su parte, insistió en que "la estabilidad, la seguridad y la unidad del Líbano desempeñan un papel clave a la hora de solucionar los (diversos) conflictos que vive la región" de Oriente Medio.

"Por ello, he querido venir a Irán y ver sus éxitos militares, pese a que no le guste a los enemigos", agregó el jefe del Gobierno libanés durante una feria de exhibición de armamento fabricado en la República Islámica.

Durante el acto, Vahidi entregó a Hariri un metralleta de fabricación iraní clase "Tondar", diseñada para la lucha callejera, dentro de una caja de madera.

El primer ministro libanés inició el sábado una visita oficial a Teherán, cuyo objetivo declarado es expandir las relaciones políticas y económicas y analizar la coyuntura regional e internacional.

Analistas en la región señalan, no obstante, que el objetivo real del político suní es garantizar la estabilidad de su país ante la posibilidad de que le Tribunal Internacional que investiga el asesinato en 2005 de su padre, Rafik Hariri, acuse al grupo terrorista chií libanés Hezbollah, apéndice de Teherán.

El citado partido, creado en la década de los pasados ochenta con la asistencia ideológica, financiera y militar de Irán para entre otros objetivos luchar contra la presencia israelí en el Líbano, se ha convertido con los años en un factor clave de la compleja política libanesa y el difícil equilibrio en el poder entre chiíes, suníes y cristianos.

En 2008, ya se produjeron cruentos enfrentamientos armados en Beirut entre seguidores de Hezbollah y partidarios de Hariri, a quien apoya Arabia Saudí, bastión del sunismo más conservador.

A este respecto, Vahidi criticó al citado tribunal y afirmó que aquellos que asesinaron al ex primer ministro "son enemigos del Líbano".

"Ahora, algunos (agentes) ajenos al Líbano tratan de secuestrar la seguridad de este país, camuflados como un tribunal", denunció el ministro, buscado por la justicia argentina por su supuesta responsabilidad en el atentado a la AMIA, en Buenos Aires, en 1994.

Hariri, que permanecerá tres días en la capital iraní, será recibido por presidente del país, el ultraconservador Mahmud Ahmadineyad.

Su visita responde una controvertido viaje realizado por el propio mandatario iraní el pasado octubre al Líbano, donde fue recibido por decenas de miles de seguidores de Hezbollah.

No hay comentarios:

Publicar un comentario