martes, 9 de noviembre de 2010

Netanyahu respalda amenaza militar creíble contra Irán

  • Una respuesta militar al programa nuclear Iraní es la opción más viable que considera Israel
  • Una guerra sin precedentes se avisora

El primer ministro, Biniamín Netanyahu, manifestó que la única forma de prevenir que Irán desarrolle armas nucleares es con la "amenaza creíble de una acción militar".
 
Netanyahu reiteró en Nueva Orleans (Luisiana), durante su discurso ante la Asamblea General de Federaciones Judías de Norteamérica, lo que dijo en privado al vicepresidente de EE.UU., Joe Biden, con quien se entrevistó al margen de este evento.
 
Netanyahu insistió en que "la mayor amenaza que enfrenta Israel y el mundo es la perspectiva de un Irán con arma nuclear".
 
"No hay duda de que las sanciones ejercen una fuerte presión sobre la economía del régimen", pero, agregó, "todavía tenemos que ver alguna señal de que los tiranos de Teherán estén reconsiderando el perseguir su programa nuclear".
 
En este sentido, recordó que la única vez que Teherán suspendió su programa nuclear fue durante un breve periodo en 2003, cuando "el régimen creía que enfrentaba una amenaza creíble de acción militar".
 
En opinión de Netanyahu, si la comunidad internacional espera frenar a Irán "sin recurrir a acciones militares, tendrá que convencer a Irán de que está preparada para adoptar estas acciones".
 
"La contención contra Irán no funcionará", enfatizó.
 
Por el contrario, el secretario de Defensa de EE.UU., Robert Gates, respondió desde Australia que no coincide "en que solamente una amenaza militar creíble puede provocar que Irán tome las medidas que tiene que tomar para parar su programa nuclear".
 
"Estamos preparados para hacer lo que haya que hacer, pero en este momento seguimos pensando que la estrategia política y económica tiene un impacto", agregó Gates.
 
Netanyahu también se refirió al "ataque contra la legitimidad de Israel", al afirmar que "los viejos odios contra el pueblo judío ahora se centran contra el Estado judío".
 
Aludió a lo que calificó como "farsa" del informe Goldstone sobre la operación militar israelí en Gaza en diciembre de 2008 y enero de 2009.
 
Indicó que la semana pasada Hamás "admitió por fin que más de 700 de sus combatientes murieron en Gaza" y que el Ejército israelí siempre había dicho que cerca del 50% de las víctimas eran terroristas del movimiento islamista palestino.
 
"Los autores del informe Goldstone deben al Ejército israelí una disculpa", sostuvo Netanyahu, al referirse a la investigación de la operación militar.
 
Por último, el primer ministro -que no se refirió al anuncio de la construcción de 1.300 viviendas en la colonia judía de Har Homa, en Jerusalén Este- reiteró su compromiso con la paz en Oriente Medio.
 
Destacó que quiere ver a los palestinos "tan comprometidos como lo estamos nosotros a poner fin a este conflicto de una vez".
 
"Estamos preparados para reconocer el Estado palestino como un Estado de los palestinos y esperamos que los palestinos reconozcan Israel como el Estado judío para los judíos", afirmó.
 
Insistió en que quiere una "paz segura" y evitar que Israel abandone sus posiciones e Irán tome su lugar.
 
Netanyahu reiteró que está dispuesto a asumir compromisos pero no jugará con la seguridad del Estado judío, al tiempo que hizo un llamamiento a los palestinos a sentarse a dialogar.
 
Los "líderes palestinos que realmente quieren la paz tienen que dejar de poner condiciones previas y comenzar a negociarla", afirmó.
 
"Solamente hay una vía hacia la paz: a través de un acuerdo negociado", insistió.

No hay comentarios:

Publicar un comentario