jueves, 9 de diciembre de 2010

EEUU aún espera acuerdo de paz antes de septiembre

  • La presión mundial sobre Israel para que firme un falso acuerdo de "Paz y Seguridad"
  • Este acuerdo se sustenta sobre la cesión de territorio por parte de isarel, lo que marca el inicio del juicio de Dios sobre las naciones (semana setenta de Daniel)
  • La Biblia señala que el rapto de la iglesia se producirá poco antes o poco después de la firma de este tratado

El Gobierno de EE.UU. aseguró que espera aún que israelíes y palestinos puedan llegar a un acuerdo de paz antes del próximo septiembre, pese a que las conversaciones parecen estancadas después de que Washington renunciara a exigir una moratoria en la construcción de asentamientos judíos en Judea y Samaria (nombres bíblicos de Cisjordania).

"Hemos cambiado nuestra estrategia pero seguimos centrados en la meta de un acuerdo marco en el plazo de un año y creemos que todavía se puede conseguir", declaró el portavoz del Departamento de Estado de EE.UU., Philip Crowley.

"Habrá que trabajar duro, no será fácil, pero nuestro objetivo no ha cambiado", sostuvo el portavoz.

Las declaraciones de Crowley se producen un día después de que EE.UU. anunciara su renuncia a exigir a Israel que imponga una moratoria a la construcción en los asentamientos en Cisjordania, la condición que exigían los palestinos para retornar a las conversaciones de paz.

Las conversaciones directas se reiniciaron en septiembre pasado, tras un año y medio de suspensión, pero se estancaron después de tres rondas después de que a finales de ese mes los palestinos se retiraron de las negociaciones tras expirar la moratoria en la construcción de asentamientos cumplida, durante diez meses, por el Gobierno del primer ministro Binamín Netanyahu.

Entonces, el presidente estadounidense, Barack Obama, indicó que se fijaba el plazo de un año para que israelíes y palestinos llegaran a un acuerdo de paz que permitiera la convivencia de dos Estados, el israelí y el palestino.

Crowley insistió en que pese al cambio de posición estadounidense, Washington mantiene su postura en contra de los asentamientos.

"Nuestra posición sobre los asentamientos no ha cambiado ni cambiará", insistió el portavoz, que aclaró que "EE.UU. no acepta la legitimidad de la continuidad de la colonización israelí y seguiremos expresando esta posición".

El portavoz estadounidense indicó que el enviado especial estadounidense para Oriente Medio, George Mitchell, se desplazará a la zona la semana próxima para consultas con las autoridades de ambas partes implicadas en la negociación.

La secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, tiene previsto aludir a la situación en un discurso que pronunciará en Washington el próximo viernes.

La renuncia estadounidense tiene lugar después de que el pasado noviembre Netanyahu aceptara un jugoso paquete de incentivos y garantías que le ofrecía la Casa Blanca a cambio de una moratoria de tres meses, durante la que las partes negociarían sus futuras fronteras.

La oferta consistía en ayuda militar avanzada (incluidos 20 cazabombarderos F-35 valorados en 3.000 millones de dólares), el veto a cualquier propuesta contraria a los intereses israelíes en el Consejo de Seguridad de la ONU y otros organismos internacionales, y el compromiso estadounidense de no pedir más moratorias.

Pero la Casablanca dio marcha atrás, luego que la Autoridad Palestina elevara sus demandas, exigiendo ahora que también cesara la construcción en Jerusalén oriental, para retornar a la mesa de negociaciones. Además, Washington se dio cuenta repentinamente que tres meses es un plazo probablemente irreal para completar las negociaciones.

Acerca de esta oferta, Crowley indicó: "En estos momentos ya no buscamos una renovación de la moratoria a los asentamientos. Avanzamos en una dirección diferente y actualmente no se habla de ese paquete".

El fracaso de los intentos estadounidenses en reavivar las conversaciones directas ha aumentado la intransigencia los palestinos, que quieren que Washington declare rotas las negociaciones y señale a Israel como culpable.

Desde que estancaron el diálogo directo, los líderes palestinos revelado en múltiples ocasiones que su intención real es eludir todo tipo de compromiso con Israel y, acudir, en cambio, a la ONU para exigir que se reconozca oficialmente un Estado palestino independiente con las fronteras anteriores a la guerra de 1967.

No hay comentarios:

Publicar un comentario