viernes, 31 de diciembre de 2010

Palestinos llevarían a la ONU la cuestión de los asentamientos

  • Confabulación internacional para presionar a Israel
  • El reconocimiento del "estado palestino" se define sobre la base de territorio cedido por parte de Israel
  • Cuando Israel, presionado por las naciones del mundo, ceda territorio comenzará el juicio de Dios a las naciones (Semana setenta de Daniel, La Gran Tribulación)

La Organización para la Liberación de Palestina (OLP) pedirá el mes que viene al Consejo de Seguridad de la ONU una postura conjunta sobre el problema de los asentamientos judíos, informó el jefe de negociadores Saeb Erekat (foto).

"Estamos esperando a que Bosnia tome la presidencia del Consejo de Seguridad", dijo Erekat en un encuentro abierto con representantes de las fuerzas de seguridad palestinas en Jericó.

Erekat trató de corregir así una primera información, en la que afirmaba que la OLP pedirá en enero al Consejo de Seguridad de la ONU que reconozca un estado palestino independiente.

El negociador expresó la esperanza de que Estados Unidos, una de las cinco potencias con derecho a veto, no torpedee la decisión y que países como Japón, Corea, Nueva Zelanda y Australia apoyen una resolución de condena.

La resolución sobre los asentamientos forma parte de una estrategia palestina para recabar apoyo internacional a su causa por la independencia en un estado en las fronteras de 1967, donde viven unos 300.000 israelíes en más de 200 asentamientos.

En los últimos meses la OLP, organización que representa los intereses del pueblo palestino en la comunidad internacional y que da vida a la Autoridad Palestina (AP) en Cisjordania y Gaza, trata de conseguir el apoyo de las distintas naciones del mundo a la declaración unilateral de un estado, tras el fracaso en septiembre de las negociaciones con Israel.

Por ahora el mayor respaldo lo ha obtenido en América Latina, donde países como Argentina, Brasil y Bolivia han reconocido "un estado palestino en las fronteras de 1967", y otros han expresado públicamente su disposición a hacerlo.

Tras fracasar las conversaciones de paz, la OLP informó de que estudiaba sus posibilidades para alcanzar el objetivo de un estado y elaboró un plan diplomático por fases que incluía la posibilidad de acudir a la ONU, donde puede encontrarse con el veto de Estados Unidos.

Erekat sostuvo también que "el gobierno israelí está siendo testigo de un aislamiento internacional que no había visto antes" y que ello se debe "a los esfuerzos del presidente Mahmud Abás y del liderazgo palestino".

No hay comentarios:

Publicar un comentario