miércoles, 12 de enero de 2011

Negociadores israelí y palestino viajarán a EEUU

  • Israel se ve presionado por alcanzar un "falso" acuerdo de "Paz y Seguridad"
  • Intensa actividad internacional para acortar los plazos en la búsqueda de un acuerdo definitivo
  • El rapto de la Iglesia está a las puertas






El jefe del equipo negociador israelí, Itzjak Molho, y su homólogo palestino, Saeb Erekat, se reunirán a finales de esta semana por separado con funcionarios de alto rango estadounidenses, informó el Departamento de Estado.

Los principales negociadores israelí y palestino se reunirán individualmente con autoridades estadounidenses, entre ellas con el enviado especial de EE.UU. para Oriente Medio, George Mitchell, como parte de las consultas que Washington mantiene con ambos para tratar de lograr un acuerdo marco sobre todos los temas claves del conflicto palestino-israelí, indicó el portavoz del Departamento de Estado, Philip Crowley.

"No preveo una actividad a tres bandas", señaló.

La secretaria de Estado de EE.UU., Hillary Clinton, que se encuentra hasta el jueves de viaje en los Emiratos Árabes Unidos (EAU), Omán y Qatar, no participará, en principio, en las reuniones, que se mantendrán a nivel de trabajo, señaló Crowley.

El 10 de diciembre, la jefa de la diplomacia estadounidense pidió a israelíes y a palestinos que comiencen sin demora a "afrontar los aspectos claves" del conflicto -fronteras y seguridad, asentamientos, agua, refugiados y Jerusalén- y a producir progresos reales y concretos en los próximos meses.

Clinton, que envió a continuación a Mitchell a la región, hizo estas declaraciones después de que Estados Unidos renunciara a exigir a Israel una nueva moratoria en la construcción de asentamientos judíos en Cisjordania.

Estados Unidos aspira reactivar cuanto antes el diálogo directo de paz, que quedó interrumpido el 26 de septiembre, cuando los palestinos se escabulleron de las negociaciones usando como coartada el término de la anterior moratoria.

Precisamente, Clinton expresó su preocupación por la demolición de una de las alas del histórico hotel Shepherd para habilitar el terreno con vistas a la creación de un nuevo barrio judío en la parte este de Jerusalén.

Indicó que esta "inquietante" medida "socava los esfuerzos de paz hacia una solución de dos estados".

"Esta acción contradice la lógica de un acuerdo razonable y necesario entre las partes sobre el estatus de Jerusalén", dijo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario