miércoles, 12 de enero de 2011

Netanyahu: Solo la amenaza militar frenará el programa nuclear iraní

  • Las guerras del fin se acercan
  • Irán será clave en los acontecimientos que la Biblia señala tendrán lugar en "la Gran Tribulación"

El primer ministro, Biniamín Netanyahu, afirmó que solo "una amenaza militar creíble" frenará el programa nuclear de Irán.

"Las sanciones a Irán no han alcanzado sus objetivos. Irán sigue empeñado en dotarse de armas atómicas y solo una amenaza militar creíble frenará su programa nuclear", declaró Netanyahu.

El jefe de Gobierno afirmó que Irán es el mayor motivo de preocupación en Oriente Medio, y opinó que 2010 ha sido el año en que la comunidad internacional ha sido consciente del "peligro" que supone el régimen de Teherán.

"La primera prioridad en la región es Irán, la segunda Irán y la tercera Irán", afirmó, antes de insistir en que los iraníes solo desistirán en su presunto deseo de acceder al armamento atómico "si hay una amenaza militar creíble".

Alegó que "las sanciones (contra el régimen de Teherán) no han sido suficientes".

En cuanto a sus previsiones para 2011, Netanyahu aventuró que "será el año en que se sabrá quienes quieren la paz en Oriente Medio", y aseguró que "no hay pueblo en el mundo que quiera más la paz que el pueblo de Israel".

El primer ministro acusó en contraste a la Autoridad Palestina (AP) de "alejarse de la paz", porque "se aleja de la negociación".

Dijo que "los palestinos se alejan de la negociación con su postura de poner pre condiciones a la negociación", en alusión a las excusas que busca la AP para evitar el compromiso con Israel. En particular a la exigencia de la AP de que Israel detenga la construcción en los asentamientos y en los barrios judíos de Jerusalén oriental, antes de negociar con el Estado judío. Una exigencia que nunca antes había sido obstáculo para las negociaciones y acuerdos anteriores.

Netanyahu declaró que "no ha habido un Gobierno en Israel que haya dado tantos pasos para negociar como el mío", y puso como ejemplo la moratoria de diez meses, y la oferta para ampliarla en otros tres meses, en la construcción en los asentamientos judíos de Judea y Samaria (nombres bíblicos de Cisjordania).

Netanyahu eludió pronunciarse, sin embargo, sobre su disposición a que Jerusalén Oriental, de mayoría árabe, se convierta en la capital de un estado palestino, como reclama la AP del presidente Mahmud Abás.

Se limitó a subrayar que "Israel es un Estado democrático y Jerusalén es una ciudad abierta donde los árabes pueden vivir en el Este pero también en el Oeste".

Respecto al incremento de los cohetes y misiles lanzados por el movimiento fundamentalista islámico Hamás y otros grupos terroristas que operan en Gaza -lo que ha hecho temer que Israel se vea obligado a emprender una aplastante ofensiva como la de hace dos años en la franja-, Netanyahu comenzó por resaltar el aligeramiento del bloqueo de ese enclave palestino, controlado por las agrupaciones terroristas.

Y concluyó que "sobre esas organizaciones solo puedo decir que cometen un error, un terrible error".

No hay comentarios:

Publicar un comentario