miércoles, 2 de marzo de 2011

El presidente yemení acusa a Israel de dirigir las protestas en países árabes

  • Sigue en escalada los conflictos en medio oriente
  • El preambulo de las guerras del fin, en donde las naciones árabes se unirán para destruir Israel

El presidente yemení, Ali Abdalá Saleh, acusó a Israel de dirigir las protestas en los países árabes que piden el derrocamiento de sus regímenes.

"Todas estas protestas las financian los sionistas en Israel y se dirigen en una sala de operaciones en Tel Aviv", afirmó Saleh en un discurso que dio a los profesores universitarios en Saná.

Los comentarios de Saleh se producen coincidiendo con las nuevas protestas convocadas en todo el país por los principales partidos de la oposición, que piden insistentemente la renuncia del gobernante.

En su discurso, Saleh criticó lo que llamó como "injerencia" del presidente estadounidense, Barack Obama, en los asuntos de los países árabes que piden cambio.

"¿Qué tiene que ver Obama con los países árabes?, ¿es el presidente de Estados Unidos o el presidente de los países árabes?", se preguntó.

Ayer, la oposición yemení rechazó la oferta de Saleh de participar en un gobierno de unidad nacional y dijo que mantendrá en las calles las protestas, que estallaron en Yemen el pasado 27 de enero al calor de las revueltas de Túnez y Egipto.

Desde que comenzaron las protestas, Saleh ha reiterado en varias ocasiones su oferta de diálogo y de formación de un gobierno de unidad nacional, lo que ha sido rechazado por la oposición.

Los enfrentamientos que han surgido en estas protestas a favor y en contra del régimen han causado hasta ayer 17 muertos y centenares de heridos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario