viernes, 20 de mayo de 2011

Obama: Israel y Palestina deben basarse en líneas de 1967, con intercambios de territorio


  • Fuerte ofensiva internacional para que Isarel ceda territorio a cambio de paz

  • Nunca antes EEUU había manifestado su apoyo a la repartición de tierras

  • El "falso" acuerdo de "Paz y seguridad" se avecina

El presidente de EE.UU., Barack Obama, aseguró en su discurso sobre Oriente Medio que "las fronteras de Israel y Palestina deben basarse en las líneas de 1967" con "intercambios acordados mutuamente".

En su discurso sobre los movimientos de agitación civil en la región, pronunciado en el Departamento de Estado, Obama aseguró que "EE.UU. cree que las negociaciones deben resultar en dos Estados, con fronteras permanentes palestinas con Israel, Jordania y Egipto, y fronteras permanentes israelíes con Palestina".

"Las fronteras de Israel y Palestina deben basarse en las líneas de 1967 con intercambios acordados mutuamente, de modo que se establezcan fronteras seguras y reconocidas para ambos Estados", subrayó el presidente estadounidense.

"El pueblo palestino debe tener el derecho al autogobierno, y a alcanzar su potencial, en un Estado soberano y contiguo", declaró el presidente estadounidense, quien aseguró que resolver el conflicto entre esos dos pueblos "es más urgente que nunca" en momentos en los que toda la región busca cambios políticos.

El presidente estadounidense advirtió a los palestinos contra los "esfuerzos por deslegitimar Israel", que "acabarán en fracaso", y se refirió de modo específico a la votación prevista para septiembre en la ONU con el fin de aprobar un Estado palestino.

"Actos simbólicos para aislar a Israel en la ONU en septiembre no crearán un Estado independiente", explicó Obama, quien también instó por su parte a Israel a "actuar con osadía para lograr una paz duradera".

"El sueño de un Estado judío y democrático no se puede lograr mediante una ocupación permanente", subrayó el presidente estadounidense, que indicó que las negociaciones entre israelíes y palestinos deben comenzar con las cuestiones de territorio y seguridad.

En su discurso, Obama también abordó en general las exigencias de cambio que se multiplican en los países árabes desde el pasado enero y aseguró que para su país será "una prioridad" promover "un cambio que haga progresar la autodeterminación y las oportunidades" en Oriente Medio y el Norte de Africa.

Los acontecimientos de los últimos seis meses "demuestran que las estrategias de represión ya no funcionan" y el cambio "no se puede denegar", indicó el presidente estadounidense en un discurso en el que expuso la política de su país hacia la región a la luz de los procesos de agitación y la muerte del líder de la red terrorista Al Qaeda, Osama bin Laden.

En su discurso, Obama hizo referencia a la violenta represión en en Siria, e instó al presidente Bachar al Asad a "liderar el cambio" o abandonar el poder.

Obama instó también a un "auténtico" diálogo político en Bahrein e insistió en que el presidente yemení, Alí Abdulá Saleh, debe hacer realidad su compromiso de transferir el poder.

miércoles, 18 de mayo de 2011

Obama y rey Abdalá instaron a Israel y los palestinos a avanzar en las negociaciones de paz


  • Confabulación mundial para que Israel reparta las tierras heredadas divinamente

  • La presión internacional obliga a Israel a doblegar su postura frente al conflicto palestino-israelí y ceder territorio

  • La entrega de tierras marca el inicio de los últimos siete años de nuestra era (la gran tribulación)



El presidente estadounidense, Barack Obama, y el rey Abdalá II de Jordania coincidieron en la necesidad de que israelíes y palestinos prosigan con sus conversaciones de paz, estancadas desde hace meses.

La negociación de paz en Oriente Medio "es ahora más importante que nunca", dijo Obama, tras reunirse con el rey Abdalá II, en lo que supone su primer encuentro desde que comenzaron las revueltas populares en la región en enero pasado.

Ambos mandatarios tenían previsto abordar esta situación en su encuentro, aunque también hablaron de la delicada situación que viven las conversaciones de paz en Oriente medio.

Tras la reunión, Obama dejó claro el compromiso de EE.UU. de impulsar una solución "justa y equitativa" para la región.

El encuentro que mantuvieron los dos líderes en el Despacho Oval abre lo que para Obama será una semana de dedicación casi exclusiva a Oriente Medio.

El jueves, el presidente estadounidense tiene previsto pronunciar en el Departamento de Estado un discurso sobre Oriente Medio en el que abordará los procesos de cambio en Oriente Medio mediante manifestaciones pacíficas.

Según ha adelantado la Casa Blanca, Obama subrayará el ejemplo de estos procesos frente al modelo que representaba el líder de la red terrorista Al Qaeda, Osama bin Laden, muerto en una operación de comandos estadounidenses en Pakistán el pasado día 1.

El viernes Obama recibirá en la Casa Blanca al primer ministro, Biniamín Netanyahu, y el domingo hablará ante la conferencia anual del Comité de Asuntos Públicos Estadounidense Israelí (AIPAC), el principal grupo de presión pro-israelí en Estados Unidos.

Netanyahu dispuesto a ceder tierras de la patria por una paz verdadera


  • El falso pacto de "Paz y Seguridad" está listo

  • Por primera vez Israel se muestra públicamente de acuerdo con ceder territorio

  • Se observa cercano el inicio de "La gran Tribulación". La Biblia señala que cuando Isarel ceda parte del territorio heredado de manera divina comenzará el juicio de Dios a las naciones ("La gran Tribulación")


El primer ministro, Biniamín Netanyahu, dijo estar dispuesto a "ceder tierras de la patria" a cambio de una "paz verdadera" con los palestinos, en un discurso con el que inauguró el período de sesiones de verano del Parlamento.

En su comparecencia, dos días antes de partir hacia Washington para entrevistarse el viernes con el presidente Barack Obama, estimó que los palestinos no están preparados para constituirse como un "verdadero socio con el que hacer" un compromiso de paz.

"La razón por la que no hay paz es porque los palestinos rechazan reconocer a Israel como el estado nacional del pueblo judío", afirmó en un discurso en el que se refirió tanto al reciente pacto de reconciliación entre Al-Fatah y Hamás como a los violentos sucesos de con motivo del Día de la Nakba.

Netanyahu precisó que un gobierno palestino que incluya a representantes del movimiento fundamentalista islámico Hamás, que rechaza reconocer el derecho de Israel a la existencia, no es un gobierno con el que sea posible hacer la paz.

"Debemos dejar de auto castigarnos por el conflicto", manifestó el primer ministro, y comenzar a "mirar la realidad con los ojos abiertos y tal y como es".

La raíz del conflicto no es la ausencia de un Estado palestino, insistió, sino la oposición palestina a la creación del Estado de Israel.

"Los palestinos llaman al día de la creación de Israel el día de la catástrofe (Nakba), pero su verdadera catástrofe es que su liderazgo nunca ha aceptado llegar a un compromiso".

"Ni siquiera hoy tienen líderes que estén dispuestos a reconocer a Israel como un Estado judío", apuntó.

El primer ministro reiteró que su gobierno "desea la paz", pero que no aceptara negociarla con condiciones de parte de los palestinos como es el cese de la construcción en los asentamientos.

La oposición, liderada por la jefa del Kadima, Tzipi Livni, criticó al Gobierno por llevar a Israel a un "creciente aislamiento" y desde el que el próximo septiembre no podrá hacer nada para que los palestinos no declaren su Estado de forma unilateral con el apoyo de la ONU.

martes, 17 de mayo de 2011

EEUU acusó a Siria de incitar enfrentamientos en la frontera con Israel


  • Las alianzas de los enemigos de Israel tal como la Biblia lo señala

  • Escalada de violencia en las fronteras de Israel


La Casa Blanca acusó a Siria de incitar los enfrentamientos registrados entre palestinos y las fuerzas israelíes en la frontera y consideró que se trata de "un comportamiento inaceptable".

En declaraciones desde el avión Air Force One, donde acompaña al presidente Barack Obama en una visita a Memphis (Tennessee), el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, indicó que su Gobierno lamenta la pérdida de vidas pero aseguró que Israel tiene derecho a defenderse.

Tras lanzar un llamado a la calma para todas las partes implicadas, indicó que Israel "tiene el derecho a impedir el cruce no autorizado de sus fronteras".

Carney criticó duramente al Gobierno sirio, al que acusó de incitar a la violencia para distraer de la violenta represión que efectúa contra las manifestaciones que vive en su propio territorio para exigir cambios democráticos, donde han muerto decenas de personas.

"Nos oponemos firmemente a la implicación del Gobierno sirio en la incitación a las protestas en los Altos del Golán", declaró el portavoz.

"Tal comportamiento es inaceptable y no distrae la atención de la represión del Gobierno sirio contra los manifestantes en su propio país", explicó.

Las declaraciones se producen después de que marchas palestinas hacia las fronteras con Israel para conmemorar la Nakba.

Israel traspasará millones de dólares a la Autoridad Palestina


  • Los grandes intereses tras el "falso" acuerdo de "paz y seguridad"


Israel autorizó finalmente la transferencia de millones de dólares en impuestos a la Autoridad Palestina, luego de recibir garantías de que el dinero no caerá en las manos del movimiento fundamentalista islámico Hamás.

A principios de mes, Jerusalén había bloqueado el habitual traspaso de cerca de 330 millones de shékels (88 millones de dólares), en concepto de tarifas aduaneras y otros impuestos que el Estado judío recauda para la Autoridad Palestina, a raíz del acuerdo de unidad firmado por el presidente palestino Mahmud Abás y el grupo terrorista Hamás.

El ministro de Exteriores, Yuval Steinitz (foto) había dicho que no permitiría la transferencia si no recibía garantías que el dinero no terminaría en manos de Hamás, cuya carta de fundación llama a la destrucción de Israel.

Steinitz autorizó la renovación del traspaso de los dineros tras recibir "clarificaciones adecuadas" de que los fondos no serán destinados a Hamás o a financiar "actividades terroristas".

Steinitz expresó que las dos semanas de suspensión de la transferencia de los fondos fueron una "tarjeta amarilla" para la Autoridad Palestina, y advirtió que si se constituye un gobierno de unidad o si se financian actividades terroristas, Israel volverá a bloquear los dineros

Las transferencias de impuestos implican para la Autoridad Palestina un ingreso de entre 1.000 millones y 1.400 millones de dólares anuales, sin los cuales no puedo cumplir sus obligaciones, incluyendo el pago de salarios para sus funcionarios.

El primer ministro de la Autoridad Palestina, Salam Fayyad, buscó apoyo internacional para que Israel liberara los fondos.

La Autoridad Palestina depende en gran medida de la asistencia de países donantes, incluyendo a Estados Unidos, quien ha manifestado que el futuro de la asistencia dependerá de la composición del nuevo gobierno que se formará en el marco de los acuerdos de unidad