miércoles, 18 de mayo de 2011

Netanyahu dispuesto a ceder tierras de la patria por una paz verdadera


  • El falso pacto de "Paz y Seguridad" está listo

  • Por primera vez Israel se muestra públicamente de acuerdo con ceder territorio

  • Se observa cercano el inicio de "La gran Tribulación". La Biblia señala que cuando Isarel ceda parte del territorio heredado de manera divina comenzará el juicio de Dios a las naciones ("La gran Tribulación")


El primer ministro, Biniamín Netanyahu, dijo estar dispuesto a "ceder tierras de la patria" a cambio de una "paz verdadera" con los palestinos, en un discurso con el que inauguró el período de sesiones de verano del Parlamento.

En su comparecencia, dos días antes de partir hacia Washington para entrevistarse el viernes con el presidente Barack Obama, estimó que los palestinos no están preparados para constituirse como un "verdadero socio con el que hacer" un compromiso de paz.

"La razón por la que no hay paz es porque los palestinos rechazan reconocer a Israel como el estado nacional del pueblo judío", afirmó en un discurso en el que se refirió tanto al reciente pacto de reconciliación entre Al-Fatah y Hamás como a los violentos sucesos de con motivo del Día de la Nakba.

Netanyahu precisó que un gobierno palestino que incluya a representantes del movimiento fundamentalista islámico Hamás, que rechaza reconocer el derecho de Israel a la existencia, no es un gobierno con el que sea posible hacer la paz.

"Debemos dejar de auto castigarnos por el conflicto", manifestó el primer ministro, y comenzar a "mirar la realidad con los ojos abiertos y tal y como es".

La raíz del conflicto no es la ausencia de un Estado palestino, insistió, sino la oposición palestina a la creación del Estado de Israel.

"Los palestinos llaman al día de la creación de Israel el día de la catástrofe (Nakba), pero su verdadera catástrofe es que su liderazgo nunca ha aceptado llegar a un compromiso".

"Ni siquiera hoy tienen líderes que estén dispuestos a reconocer a Israel como un Estado judío", apuntó.

El primer ministro reiteró que su gobierno "desea la paz", pero que no aceptara negociarla con condiciones de parte de los palestinos como es el cese de la construcción en los asentamientos.

La oposición, liderada por la jefa del Kadima, Tzipi Livni, criticó al Gobierno por llevar a Israel a un "creciente aislamiento" y desde el que el próximo septiembre no podrá hacer nada para que los palestinos no declaren su Estado de forma unilateral con el apoyo de la ONU.

No hay comentarios:

Publicar un comentario