martes, 24 de enero de 2012

UE acordó aplicar embargo al petróleo de Irán

  • Tensa situación en Oriente Medio
  • Las sanciones internacionales buscan evitar un ataque militar por parte de Israel
  • Se vislumbran las guerras del fin

Los países de la Unión Europea (UE) han acordado hoy poner en práctica un embargo de las importaciones de productos petroleros procedentes de Irán, informaron fuentes diplomáticas.

El pacto, cerrado por los embajadores comunitarios, será rubricado hoy por los ministros de Exteriores.

Según el acuerdo, se prohibirá de forma inmediata la firma de nuevos acuerdos petroleros, mientras que habrá un periodo de transición para poner fin a los ya existentes que se extenderá hasta el próximo 1 de julio, según esas mismas fuentes.

Los Veintisiete habrían convencido así a Grecia, el país más reticente, a proceder con el embargo, que busca cortar posibles vías de financiación al programa nuclear iraní y aumentar la presión sobre Teherán para que acceda a negociar sobre el mismo con la comunidad internacional.

Grecia, que compra a Irán crudo en condiciones muy ventajosas, temía que la medida supusiese un nuevo golpe a su maltrecha economía.

Los otros dos países europeos que se verán más afectados por el embargo serán España e Italia, pues tienen al estado persa entre sus principales suministradores de petróleo.

Irán ha venido amenazando en las últimas semanas con represalias si Europa procedía finalmente al embargo, entre ellas, un posible cierre a los petroleros del estrecho de Ormuz, por donde transita una parte fundamental del suministro de crudo mundial.

Hoy, el ministro de Exteriores sueco, Carl Bildt, aseguró que esa opción sería "profundamente contraproducente" y perjudicaría más al propio Irán que a la Unión Europea.

En paralelo, los Veintisiete aumentarán hoy las sanciones financieras a Teherán, congelando buena parte de los activos del banco central iraní y, posiblemente, de alguna otra institución financiera.

Según el acuerdo de principio cerrado la pasada semana, no se prevé un bloqueo completo al Banco Central, pues se incluye una provisión para permitir que "el comercio legítimo" continúe y para que la deuda iraní pendiente pueda ser pagada a los países europeos.

Europa busca, con todas estas medidas, presionar a Irán para que acceda a una solución negociada sobre su polémico programa nuclear.

La jefa de la diplomacia comunitaria, Catherine Ashton (foto), subrayó que la intención es que así Irán "tome en serio" las peticiones de volver a la mesa de negociaciones.

"Creo que muy pocos creen que las sanciones por sí solas son la solución, son parte de la respuesta. (...) El instrumento más importante es el diplomático", explicó Bildt.

No hay comentarios:

Publicar un comentario