viernes, 28 de junio de 2013

Kerry intenta reunir a Netanyahu con Abbas


  • Presión mundial sobre Israel para que logre un acuerdo de paz con los palestinos
  • Existe consenso al interior de Israel sobre la necesidad de alcanzar una tregua: "territorio  a cambio de paz"
  • El regreso del Mesías se espera para poco antes o poco después de la firma de este tratado
  • El "juicio de Dios a las naciones" comienza al momento en que Israel sea despojado de parte del territorio que ha sido heredado divinamente



El secretario de Estado norteamericano, John Kerry, está tratando de lograr la tarea aparentemente casi imposible de reunir en una misma sala al primer ministro, Biniamín Netanyahu, con el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas.

Kerry mantuvo, en Jerusalén, un encuentro con Netanyahu durante cuatro horas. La mitad de la reunión la mantuvieron a solas y el resto acompañados por sus asesores. Kerry y Netanyahu dialogaron sobre las condiciones y los gestos que cada parte debe realizar para reanudar el proceso de paz, estancado desde septiembre 2010.

La radio Kol Israel (La Voz de Israel) informó que ambos líderes volverán a reunirse esta tarde. Luego, Kerry partirá a Amman, capital de Jordania, para celebrar una reunión con Abbas.

En su quinta visita a la región desde que asumió el cargo, Kerry está tratando de relanzar las conversaciones de paz; pero si no lo logra quiere al menos conseguir el compromiso de un encuentro cara a cara entre Netanyahu y Abbas.


El rey Abdallah II está presionando al presidente palestino para que acepte encontrarse con Netanyahu en la capital jordana, en una mini-cumbre podría tener lugar la próxima semana, según el informe del diario Maariv.

Sin embargo, Abbas continúa intransigente y exige para reunirse con Netanyahu que Israel reconozca el establecimiento de un Estado palestino sobre las líneas de armisticio de 1967; algo que el Estado judío ha rechazado siempre de plano porque considera que este es uno de los aspectos que se deben determinar durante las negociaciones, y no debe ser una pre-condición de las mismas.


Mientras tanto, en una ceremonia para señalar el 109 aniversario de la muerte de Teodoro Herzl, el fundador del sionismo, Netanyahu expresó que "Israel quiere paz [con sus vecinos] y no quiere un estado binacional, pero seríamos unos tontos si creyéramos que el acuerdo con los palestinos eliminará la desenfrenada difamación contra el Estado judío".
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario