miércoles, 10 de julio de 2013

Preocupación en Israel por la inestabilidad en Egipto



  • Inestabilidad en Medio Oriente prepara el escenario para el fin
  • En los últimos siete años de la civilización humana se levantará un líder musulmán que reunirá a todas las naciones árabes, sumidas en anarquía y confusión , para batallar contra Israel
  • Cristo sera la defensa final para un Israel acorralado en la batalla de Armagedón



El golpe de Estado en Egipto genera preocupación en Israel, especialmente ante la posibilidad de que grupos jihadistas aprovechen la situación de caos para lanzar ataques desde el Sinaí contra el territorio judío.

"Existen varios grupos en el Sinaí que pueden amenazar los intereses israelíes, la mayor preocupación es en materia de seguridad y no sólo el contrabando de armas a Gaza", declaró el profesor de relaciones internacionales de la Universidad de Tel Aviv, Mark Heller.

El experto destacó que no se trata de una preocupación nueva, sino que se remonta a varios años atrás, "cuando el gobierno central en Egipto comenzó a perder soberanía en la Península del Sinaí, esto comenzó incluso cuando Hosni Mubarak era presidente".

Mientras que a nivel oficial el Ejecutivo se muestra cauto y rige un mutismo absoluto acerca de los últimos acontecimientos en Egipto, el diario Haaretz apunta hoy a que Israel pronto sentirá los efectos del golpe militar egipcio.

Prueba de ello, afirma el rotativo, es que la Península del Sinaí ha sido escenario en los últimos tres días de protestas por el derrocamiento del gobierno de los Hermanos Musulmanes.

"Israel no está interesado en ser utilizado como arma arrojadiza en la política interna egipcia, por eso se abstiene de manifestar cualquier expresión de apoyo o repulsa al golpe de estado en Egipto, pues puede llegar a ser contraproducente", explica Heller.

Entretanto, el movimiento islamista Hamás, que surgió de la matriz egipcia de la Hermandad Musulmana, mantiene distancia con lo que sucede en ese país a la espera de ver cómo evoluciona la situación.

El depuesto presidente egipcio, Mohamed Morsi, fue uno de los principales artífices del acuerdo de alto el fuego entre Israel y Hamás que puso fin al último enfrentamiento con el grupo terrorista palestino que controla Gaza el pasado mes de noviembre.


Por otra parte, la oficina antiterrorista del Consejo de Seguridad Nacional de Israel ha reiterado las advertencias a los ciudadanos para que no viajen a la Península del Sinaí, y exhorta a los que se encuentren allí a regresar de inmediato.

La advertencia tiene lugar tras recientes ataques violentos ocurridos la semana pasada en el Sinaí en los que han sido asesinados al menos cinco policías egipcios y un sacerdote copto.

El Ejército egipcio lanzó una operación masiva contra grupos terroristas que operan en esa zona, con un especial foco en la parte norte y aledaña a Gaza.

En la ofensiva, fuerzas egipcias volaron al menos 50 túneles subterráneos empleados por organizaciones terroristas en la frontera con Gaza, indicaron fuentes militares de ese país.
Ante la volátil situación, el primer ministro, Biniamín Netanyahu, manifestó en la reunión semanal con su gabinete, que la construcción de la verja en la frontera con Egipto ha sido vital para detener en gran medida la entrada tanto de inmigrantes ilegales de origen africano, como de terroristas procedentes del Sinaí.

Con todo, grupos terroristas al otro lado de la divisoria han atacado el territorio israelí en el pasado sin atravesar la frontera.

El pasado jueves por la noche fueron aparentemente disparados uno o varios cohetes contra la localidad de Eilat, a orillas del Mar Rojo. Aunque ningún vestigio de ellos fue encontrado, una facción extremista en el Sinaí, Ansar Bayt al-Maqdis, se responsabilizó del presunto ataque.

"Mientras continúe habiendo cooperación en el ámbito de la seguridad, donde el Ejército egipcio tiene un papel central, incluso bajo el depuesto gobierno de los Hermanos Musulmanes, Israel no debe temer", apuntó el analista político. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario