miércoles, 13 de noviembre de 2013

PROFECÍA: Reconstrucción del Templo de Israel



La promesa que Jehová (Yahweh) hace a su Pueblo de que un día habría de venir y su pueblo tendría un Templo dónde adorarle ocurre durante el siglo quinto a. C, a través del profeta Malaquías - en Hebreo Malají - que significa "mi mensajero". 

El Señor, a través de Malaquías dice a su Pueblo: "El Señor, a quien ustedes están buscando, va a entrar de pronto en su templo…después ellos (los israelitas) podrán presentar su ofrenda al Señor, tal como deben hacerlo (Malaquías 3:1-3)." Pero en el verso 4 nos dice: "El señor Todopoderoso dice: "Yo vendré a juzgarlos a ustedes. Y al mismo tiempo seré testigo contra los que practican la magia, los que cometen adulterio, los que juran en falso, los que oprimen a los trabajadores, a las viudas y a los huérfanos, los que tratan mal a los extranjeros y los que me falten el respeto (Malaquías 3:5)." 

También el profeta Isaías, en el siglo octavo a. C. profetiza: "Yo los traeré a mi monte sagrado y los haré felices en mi casa de oración. Yo aceptaré en mi altar sus holocaustos y sacrificios, porque mi casa será declarada casa de oración para todos los pueblos (Isaías 56:7)." 

 Esta "casa de oración" a que se refiere la Biblia en estas citas, es el Templo de Jehová. Salomón, conocido ampliamente por su sabiduría, también es muy conocido por haber consumado los planes de su padre David de construir un Templo a Jehová, el Dios de Israel. Este Templo era majestuoso en hermosura y con el tiempo habría de convertirse en el símbolo de la relación íntima de Israel con su Dios. 

La Biblia es específica en los detalles de la construcción del Templo, proporcionando hasta sus dimensiones. En el primer libro de Reyes la Biblia nos relata: "Salomón comenzó la construcción del templo del Señor en el cuarto año de su reinado en Israel, en el mes de Ziv, que es el segundo mes del año, cuando hacía ya cuatrocientos ochenta años que los israelitas habían salido de Egipto (1 Reyes 6:1)." 

La Biblia nos narra: "El día siete del mes quinto del año diecinueve del reinado de Nabucodonosor, rey de Babilonia, Nabuzaradán, oficial del rey y comandante de la guardia del rey y comandante de la guardia real, llegó a Jerusalén e incendió el templo, el palacio real y todas las casas de la ciudad… (2 Reyes 25:8-9)." "El Templo de Salomón fue destruido en 586 antes de Cristo" (Enciclopedia Grolier, 1996). Pero después del destierro a que los israelitas fueron sometidos por largos años en Babilonia, regresan a su tierra y "Zorobabel, hijo de Salariel, y Josué, hijo de Josadac junto con sus compañeros los sacerdotes y levitas, y con todos los desterrados que volvieron a Jerusalén, iniciaron la reconstrucción del templo de Dios en el mes segundo del segundo año de su llegada a Jerusalén … (Esdras 3:8)." Pero este templo también habría de desaparecer. 


¿POR QUÉ ERA EL TEMPLO DE JERUSALÉN TAN ESPECIAL? 

La Biblia nos narra que era en el Templo donde los sacerdotes se encontraban con Jehová y él les hablaba, les hacía saber sus deseos y sus planes. En caso de guerra los israelitas iban al templo y consultaban a Jehová (Yahweh) y él les daba o negaba su aprobación. Y entre todas las ciudades de Israel, Jerusalén fue la escogida por Dios para que se construyera su templo. Dios mismo le dijo a David, su siervo: "Desde el día en que saqué de Egipto a mi pueblo, no había escogido yo ninguna ciudad entre todas las tribus de Israel para que en ella se construyera un templo donde residiera mi nombre, … pero escogí a Jerusalén para que mi nombre resida allí… (2 Crónicas 6:5-6)." 

Podemos ver claramente cómo Dios se complació en que su templo sagrado, donde su nombre residiría fuese construido en Jerusalén. Eso le da un lugar especial a Jerusalén. ¡Dios no ha de escoger otra ciudad para que se construya su nuevo Templo! 


LAS MEDIDAS PRESISAS DEL NUEVO TEMPLO QUE HA DE SER CONSTRUÍDO LE FUERON DADAS AL PROFETA EZEQUIEL EN UNA VISIÓN 
(Ver Cap. 40 y 41) 

El lugar donde se encontrasba el Templo que Salomón le edificó a Jehová, (y en el que luego el Templo fuera reedificado) es exactamente donde los árabes (especialmente palestinos) edificaron uno de los monumentos religiosos que para ellos tiene más significado. Para los árabes el Domo o la Mezquita de la Roca es un lugar sagrado. ¡Ahora que los Judíos desean construir un nuevo templo, por supuesto los árabes se oponen! 

Jerusalén fue reconquistada por los israelies durante la guerra de las dos semanas en 1967. La mezquita fue construida en dicho lugar - durante la ocupación árabe de Jerusalén - ya que ellos pensaron que si su templo (dedicado a Alá y a su profeta Mahoma ) ocupaba el lugar donde antes se encontraba el templo de los judíos, lograrían anular la posibilidad de la reconstrucción de otro templo dedicado al Dios de los judíos. 

Durante su visión, el profeta Ezequiel (cap. 40 y 41) ve una pared alta que divide el templo de lo que él llama "una serie de edificios que parecian una ciudad." Evidentemente el profeta debió haber visto el Domo o la Mezquita de la Roca o del Monte. Esto prueba que el nuevo Templo ha de ser construido al lado de la Mezquita. Al lado de la Mezquita de la Roca o del Monte existe un pedazo de tierra vacante, el cual al medirlo resultó tener las dimensiones suficientemente exactas como para que se construya una edificación como el templo profetizado por Ezequiel. Los judíos poseen una porción sustancial del capital activo de paises tan poderosos como los Estado Unidos. 

Ahora bien, qué nos dice la Biblia acerca de ésta paz: "Cuando el hombre diga Paz y Seguridad entonces vendrá sobre ellos destrucción repentina…" (1 Tesalonisenses. 5:3)." ¡La profanación del Templo Sagrado de Dios por parte del anticristo es una de la señales de que el fin de la tierra tal y como hoy la conocemos está extremadamente cerca! 


¿QUE TIENE QUE VER LA CONSTRUCCIÓN DEL NUEVO TEMPLO EN JERUSALÉN CON LA SEGUNDA VENIDA DE JESUCRISTO?

Las Sagradas Escrituras nos indican que en los días del fin habrá un solo gobierno (el Anticristo), con una sola moneda, una sola religión y todos tendrán que aceptar que se le coloque dicho número para poder comprar o vender. (Ver Apoc. 13).

Un gobierno único dominará a todo el mundo y después de que la tierra y sus habitantes pasen por muchos sufrimientos, sucederá algo que Jesús mismo, ¡en persona! nos explica de la manera siguiente: 

"El profeta Daniel escribió acerca del horrible sacrilegio. Cuando ustedes lo vean en el lugar santo - el que lea entienda -, (aquí Jesús evidentemente se refiere el Templo) entonces los que estén en Judea, que huyan a las montañas, y el que esté en la azotea de su casa que no baje a sacar nada; y el que esté en el campo, que no regrese ni aun a recoger su ropa. ¡Pobres mujeres aquellas que estén embarazadas o tengan niños de pecho!. Pidan ustedes a Dios que no hayan de huir en el invierno ni en el día de reposo, porque habrá entonces un sufrimiento tan grande como nunca lo había habido desde el comienzo del mundo ni lo habrá después. Y si Dios no acortara ese tiempo, no se salvaría nadie; pero lo acortará por amor a los que ha escogido (Mateo 24:15-22)." Nótese que el mismo Señor nos dice que cuando el enemigo de Dios cometa el horrible sacrilegio (Sacrilegio significa " Lesión o profanación de cosa o lugar sagrado"), tales cosas sucederán. 

Es asombroso comprobar cómo los esfuerzos por reconstruir el Templo hacen cada vez más cercano el cumplimiento de esta profecía. Para la mitad del período de los últimos 7 años de la era actual, vale decir, tres y medio años después del rapto de la iglesia, el Templo estará listo y el falso profeta ofrecerá sacrificios allí, dando inicio a los últimos tres años y medio de la historia, en lo que conocemos como "La gran tribulación".

Los preparativos están muy avanzados, tanto para la reconstrucción del Templo, como para los sacrificio s que se ofrecerán en él. ¡El cumplimiento de esta profecía, y por ende, del regreso de Jesús está cercano!

No hay comentarios:

Publicar un comentario