jueves, 10 de julio de 2014

Operación "Margen Protector" y el escenario profético del fin


Durante las últimas dos semanas hemos visto intensificadas las hostilidades cruzadas entre Israel y sus enemigos, en particular el grupo terrorista Hamas con sede en la franja de Gaza. Hasta hoy la operación "margen protector", como la han denominado las fuerzas armadas de Israel, ha dejado 88 palestinos muertos y cientos de misiles sobre ciudades Israelíes en su mayoría detenidos  por el ya conocido sistema de defensa aérea "cúpula de hierro".

Esta hostilidad hacia Israel no es para nada nueva. De hecho es parte del escenario profético descrito en la Biblia para el fin de los tiempos. Ahora bien, 

¿Qué papel juega en los acontecimientos del fin la ofensiva que Israel ha iniciado hacia sus enemigos?

Básicamente, juega un doble rol: primero desarticula la organización criminal que no tendrá un rol activo según el escenario profético descrito en la Biblia para la batalla de Armagedón, y segundo, provocar la agudización de un pensamiento antisemita provocado por la publicidad antijudía que la prensa realiza sobre el conflicto.

Veamos en detalle ambos argumentos:


1. EL ROL DE LOS ENEMIGOS DE ISRAEL EN LA BATALLA DE ARMAGEDÓN


Hay un enfrentamiento final que está a punto de suceder entre una parte de los enemigos de Israel y el mismo Israel.

Cuando estudiamos la batalla que sucederá en “La gran tribulación” en donde Gog y Magog, unidos a otras naciones enemigas de Israel en una alianza diabólica atacarán a Israel, encontramos la ausencia bíblica de históricos enemigos de Israel que viven en los actuales límites territoriales de Israel como Hezbollá, Hamás, Jordania, El Líbano, Egipto, Siria. Podemos por tanto preguntarnos, ¿Por qué estos históricos y declarados enemigos no toman partido en la batalla final? La escritura nos revela la razón. Estos grupos terroristas y parte de las naciones vecinas a Israel que les albergan serán destruidos por Israel antes de la batalla de Armagedón.

Esta batalla es inminente e involucrará a los grupos terroristas antes mencionados junto a Jordania, El Líbano, una parte de Egipto, una parte de Arabia Saudita y Siria.

¿Cómo sabemos esto?

Leemos en el Salmo 83.3-5:

“Contra tu pueblo han consultado astuta y secretamente, Y han entrado en consejo contra tus protegidos.
Han dicho: Venid, y destruyámoslos para que no sean nación, Y no haya más memoria del nombre de Israel.
Porque se confabulan de corazón a una.
Contra ti han hecho alianza.”


Este Salmo es una profecía antigua, escrita hace unos 3.000 años por el profeta Asaf. Escrito en un tiempo en donde Israel experimentaba un poder connotado, su carácter terrible la presentaba como una profecía extemporánea. Israel tenía a su Rey David, tenía el territorio y estaban anexando más territorio, al mismo tiempo que las cosechas eran más abundantes que nunca. Es entonces cuando aparece el profeta Asaf y señala que a los judíos se les atacará en un intento de destruirlos completamente como nación.

Asaf, que también era el líder principal de la alabanza en el Templo, era reconocido como un profeta, que veía visiones, autor de 12 Salmos, siendo el Salmo 83 el más profético de todos.

¿Qué dice específicamente el Salmo 83?

Dice que se va a generar una confederación de estados árabes (personas de fe musulmana) que comparten una frontera común con Israel en un intento de destruir el nombre de Israel para siempre. Querrán tomar las posesiones de Israel, su tierra y llamar a ese nuevo estado Palestina.

Lo interesante de esto es que este acontecimiento debiera suceder en este momento histórico.

A la luz del Salmo 83 sabemos que estas naciones enemigas serán derrotadas por las fuerzas de defensa Israelíes en esta batalla que veremos antes del rapto de la iglesia:

“Dios mío, ponlos como torbellinos, Como hojarasca delante del viento.
Como fuego que quema el monte, como llama que abrasa el bosque.
Persíguelos así con tu tempestad y atérralos con tu torbellino.
Llena sus rostros de vergüenza, Y busquen tu nombre oh Jehová.
Sean afrentados y turbados para siempre, sean deshonrados y perezcan.
Y conozcan que tu nombre es Jehová; Tú sólo altísimo sobre toda la tierra.”
Salmo 83.13-18

Al considerar este punto entendemos por qué históricos enemigos de Israel no tomarán parte de el ataque de naciones poderosas contra Israel en Armagedón. La razón, reiteramos, es que serán destruidas antes por Israel y sus territorios será anexados a Israel para delimitar el Israel con los límites que Dios les prometió, que va desde el río Eufrates hasta Egipto y desde al mar hasta el desierto, territorio que hoy está ocupado por diferentes naciones.

Coincidentemente todas las naciones mencionadas en el Salmo 83 son exactamente las mismas naciones que hacen fronteras con Israel y que odian al pueblo de Dios.

¿Cómo sabemos que esta guerras se librará antes del rapto de la Iglesia y de la batalla de Gog y Magog (Rusia, Irán y otros enemigos de Isarel)?

La base para entender que el próximo acontecimiento profético será la batalla de Israel con sus vecinos, es comprender que la importante profecía de Ezequiel 38 y 39 describe a un Israel diferente al que nosotros conocemos en la actualidad. Indica las siguientes características:

1.     Se trata de un Israel que vive el retorno de judíos a su territorio
2.     Los judíos viven en el centro del territorio
3.     Los Judíos viven en una tierra con un sentimiento de seguridad
4.     Los enemigos tales como Gog y Magog vienen con el objetivo de saquear sus riquezas

Claramente en este momento Israel no posee la magnitud territorial ni económica que describe la escritura en Ezequiel. Tampoco vive en paz ni con un sentimiento de seguridad. De igual forma no habita en la parte central del país, como lo señala la profecía. Esto nos permite entender que la profecía habla de un Israel más grande que el que hoy conocemos.


2. EL CRECIENTE ANTISEMISMO

Es evidente el creciente sentimiento antisemita en diversas esferas del mundo entero. Paulatinamente los amigos de Israel le van dejando solos y de esto da razón las diversas mediciones estadísticas que el propio Israel recoge en diversos países.

Entendemos que este sentimiento desembocará en que Israel enfrente la batalla de Armagedón solo, incluso desprovisto del apoyo de EEUU que ha sido su incondicional aliado.

Esto es necesario para que Israel compruebe el socorro soberano y suficiente de Cristo en medio de su inminente destrucción.

¡Despierta! Cristo se acerca

No hay comentarios:

Publicar un comentario