lunes, 16 de mayo de 2016

Preparativos Proféticos: Sacerdotes judíos ensayan cómo adorarán en Tercer Templo

En pleno 2016, aunque todavía no hay un Tercer Templo erigido, los responsables del Instituto del Templo, junto con el Sanedrín y otras organizaciones, realizaron una restauración del culto.

Una ceremonia especial que se llevó a cabo en Jerusalén, al inicio del mes del Adar bíblico (marzo), en los días en que el templo funcionaba en Jerusalén, ese período era especial. Para marcar la fecha, se hizo una restauración del servicio que luego fue mostrado al público por el Instituto del Templo.
En el primer día del nuevo mes, sacrificios especiales eran traídos al templo: dos novillos, un carnero y siete corderos, libaciones de vino, harina y aceite (de acuerdo con Números 28: 11-15).
Este es el mismo tipo de sacrificios ofrecidos en la Pascua y la Fiesta de Pentecostés [Shavuot]. Toques especiales de trompeta marcaban la celebración.
En pleno 2016, aunque todavía no hay un Tercer Templo erigido, los responsables del Instituto del Templo, junto con el Sanedrín y otras organizaciones, realizaron una restauración del culto. La ceremonia estaba destinada a ser educativa para los espectadores y un “ensayo” para los sacerdotes judíos que ya están entrenados.
Su maestro es Nezer HaKodesh, que comanda la Academia Cohanim. Todos vestían ropas hechas de acuerdo a las especificaciones bíblicas, y dieron la bendición sacerdotal.
Levitas tocaban instrumentos adecuados para el servicio en el templo y fueron acompañados por un coro.
A pesar de que ningún animal ha sido sacrificado, fueron exhibidos los órganos y las grasas especiales a los presentes. También ocurrió una demostración de cómo la sangre se roció sobre el altar. Una oferta de sémola fue quemada en un altar, que reproduce perfectamente el modelo bíblico.
Además de la demostración de cómo funcionan los sacrificios, tres miembros del Sanedrín aceptaron el testimonio de dos testigos para cumplir con el mandamiento de la Torá y declarar el comienzo del nuevo mes.
El rabino Yisrael Ariel, fundador y líder del Instituto del Templo, dio una conferencia sobre el Majatzit HaShekel (Éxodo 30: 11-16), el mandato bíblico según el cual los hombres judíos tienen que entregar la mitad del siclo de plata cada uno en el templo este mes.
Esta verdadera lección del Antiguo Testamento se refiere más que recordar una costumbre. Muestra cómo los preparativos para el nuevo templo son reales. Al exhibirse todo en público, también ayuda a acostumbrar a los habitantes de Jerusalén, a la idea de una nueva clase sacerdotal.

domingo, 8 de mayo de 2016

Boda en Monte del Templo considerada “señal profética”

Según el Instituto, el hecho fue grabado, pero a petición de la pareja, sólo dos imágenes de la boda fueron publicadas en las redes sociales. Sin embargo, poco después fueron borradas debido a las protestas que comenzaron a emerger.

Una pareja judía (no identificado por razones de seguridad) hizo historia en el Monte del Templo la semana pasada, porque no está permitido el acceso a los practicantes del judaísmo. En el lugar sagrado se logró llevar a cabo una ceremonia de boda.

De acuerdo con un comunicado del Instituto del Templo, con sede en Jerusalén, esta fue la primera boda celebrada en su lugar después de 2.000 años. Antes de esto, hubo registros de ceremonias de bodas en el lugar santo cuando el Segundo Templo estuvo en pie.
El Instituto explica que su director internacional, el rabino Chaim Richman, dio su bendición a la pareja. “Después de examinar escrupulosamente la ley sobre la ceremonia de matrimonio y consultar a otras autoridades rabínicas, el rabino Richman estuvo de acuerdo”, dijo el comunicado.
Según el Instituto del Templo, que trabaja activamente para la restauración del templo en el local, la bendición oficial sobre el vino fue hecha antes de la ceremonia en el monte. Con gran cuidado y discreción los “testigos escucharon la declaración de la unión de los labios de los novios y vieron que el novio colocó el anillo de oro en el dedo de la novia”.
Dado que la oración judía en el complejo está estrictamente prohibida, todos los que participaron en la celebración trataron de llamar la menor atención posible. Temían ser detenidos por la policía israelí o, peor aún, terminar siendo detenidos por la guardia musulmana de Wakf, que controla la jurisdicción jordana sobre el local.
Acompañado por el Rabino Richman, los dos testigos se acercaron a la pareja y los oyeron repetir el juramento. Después intercambiaron anillos en silencio y se fueron a otro lugar, que puso fin a la parte festiva de la boda.
Según el Instituto, el hecho fue grabado, pero a petición de la pareja, sólo dos imágenes de la boda fueron publicadas en las redes sociales. Sin embargo, poco después fueron borradas debido a las protestas que comenzaron a emerger.
Algunos sitios que analizan los acontecimientos en Israel desde una perspectiva profética, plantearon la posibilidad de que esto sea una “señal”. Después de todo, la foto de la boda de Cristo con la Iglesia es una figura simbólica muy fuerte y presente en el Nuevo Testamento.
La Pascua en Israel sigue el calendario lunar y la tradición del Antiguo Testamento. Se celebra en el país el 21 de abril. La demostración reciente del Instituto del Templo de que los sacerdotes están siendo entrenados para reanudar los sacrificios encendió los ánimos en Israel. Esto se considera una de las señales más fuertes que el Mesías es muy cerca para que acontezca su venida.

Señales proféticas: Seleccionan sacerdotes para el Tercer Templo en Israel

La información fue dada esta semana por el rabino Chaim Richman, director del Instituto del Templo. De acuerdo con la tradición de la Torá, la búsqueda de los sacerdotes se ha demostrado así que los hombres elegidos pertenecen a la línea sacerdotal de Aaron.

El Instituto del Templo, es una organización que hace los preparativos para el retorno constante del culto en el templo de Jerusalén, siguiendo las instrucciones de Dios en el Antiguo Testamento, se hizo un anuncio importante. Ellos están seleccionando a los los sacerdotes que prepararán la vaca roja y trabajarán en los servicios religiosos.
La información fue dada esta semana por el rabino Chaim Richman, director del Instituto del Templo.
De acuerdo con la tradición de la Torá, la búsqueda de los sacerdotes se ha demostrado así que los hombres elegidos pertenecen a la línea sacerdotal de Aaron.
Los sacerdotes elegidos, deben haber nacido y haber sido criados en Israel, además de mostrar que observaron las leyes de la pureza de los sacerdotes. Todas estas exigencias del trabajo sacerdotal están en los libros de Levítico, Números y Deuteronomio.
Ahora se está elaborando una lista de candidatos para el sacerdocio. Cuando se elijan, serán capacitados por el Instituto del Templo, en la ejecución principalmente en el complejo ritual de la preparación de las cenizas de la vaca roja. Estas se están creando en Israel, pero todavía no han encontrado una que coincida con las especificaciones de la Biblia.
Después de miles de años sin un templo, el Instituto cree que todas las personas viven en un alto nivel de impureza. Sólo con el restablecimiento de las cenizas de la vaca roja, será posible llevar a cabo la purificación ritual, esencial para los sacerdotes en el servicio del templo.
“Este es un gran salto para el Instituto del Templo y para el pueblo judío. Por primera vez en 2.000 años, después de haber regresado milagrosamente a la Tierra de Israel, estamos iniciando el proceso de restaurar la pureza bíblica del sacerdocio judío”, dijo el rabino Richman a Breaking Israel News.
¿Por qué es importante la vaca roja?
Para los estudiosos, el resurgimiento de una vaca roja que sigue el patrón establecido por el libro de Levítico es una señal de la inminente venida del Mesías y la restauración de templo con su sistema de sacrificios. En Números, capítulo 19, se explica todo el proceso en detalle.
El Instituto del Templo ya ha preparado todos los accesorios interiores del Templo de Salomón, entrenamiento de levitas en los sacrificios. “De hecho, el destino del mundo depende de la vaca roja”, dice un representante del Instituto. “Pues sus cenizas son el único ingrediente que falta para la restauración de la pureza bíblica y por lo tanto la reconstrucción del Templo Sagrado”.