martes, 31 de enero de 2017

Cristianos presionan a EE.UU. para que reconozca a Jerusalén como capital de Israel

ISRAEL. – Cristianos pro Israel están uniendo fuerzas para presionar al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para que cumpla con la promesa de cambiar de ubicación de la embajada estadounidense de Tel Aviv a Jerusalén. Los grupos que apoyan el cambio de la embajada de Estados Unidos ponen de manifiesto, la importancia de Jerusalén para los judíos, sobre todo por ser considerada la capital de Israel.
La directora de la Embajada Cristiana Internacional de Jerusalén, Susan Michael, señala que Israel es el único país en el que la embajada no se encuentra en la capital.
Esto se debe a que Jerusalén no es reconocido por la comunidad internacional como capital, se considera sólo la ciudad de Tel Aviv.
“Millones de cristianos en todo el mundo comprenden, con base en la Biblia, el significado espiritual de Jerusalén para el pueblo judío, que fue establecido como la capital de Israel por aproximadamente 3000 años por el rey David”, dijo Michael al sitio Jewish News Service.
Además de eso, Michael afirma que los cristianos creen en la ley espiritual establecido en el Génesis: 12: 3: “Bendeciré a los que te bendigan y maldeciré a los que te maldigan”.
“Los cristianos quieren ver los EE.UU. apoyar a Israel y disfrutando de las bendiciones por este apoyo”, dijo.
Alineando los pensamientos de Michael, el presidente de organización cristianos en Defensa de Israel, Matthew Staver dijo que el apoyo a Israel es bíblico. Para él, no reconocer a Jerusalén como la capital del país equivale a antisemitismo. El fundador de la ONG cristiana Unidos por Israel, David Brog, también comparte este punto de vista, que indica que los cristianos reconocen la importancia de Jerusalén.
El presidente de la Coalición de Liderazgo Hispano en Israel, el pastor Mario Bramnick, dijo que uno de los factores que llevaron a los evangélicos para apoyar a Donald Trump en las elecciones fue su apoyo a Israel. Bramnick dice que Dios dio a Jerusalén a los descendientes de Abraham, un “pacto eterno que ningún presidente, primer ministro o rey tiene la autoridad para tomar”.
Mientras tanto, Al Jazeera, la cadena de televisión más grande en el mundo árabe, especula que el traslado de la embajada no va a suceder a corto plazo. El portavoz de la Casa Blanca Sean Spicer, han sido cuestionado sobre el tema en tres ocasiones, pero dijo que no había todavía ninguna decisión sobre la cuestión.
El Congreso aprobó la Ley de la Embajada de Jerusalén en 1995, pidiendo a los EE.UU. que reconociera a Jerusalén como capital de Israel y cambiara la embajada de la ciudad. Sin embargo, los sucesivos presidentes, entre ellos el ex presidente Barack Obama firmaron renuncias sucesivas para retrasar el cambio. Donald Trump tiene hasta el 1 de junio para decidir si firma una nueva renuncia o mueve la embajada.

Nueva embajadora evangélica defenderá a Israel ante la ONU

EE.UU.- Nominada por Donald Trump para ser la nueva embajadora americana ante las Naciones Unidas (ONU) Nikki Haley tiene su nombre aprobado por el Senado para el cargo. Hubo 96 votos a favor y cuatro en contra, todos demócratas.
La ex gobernadora de Carolina del Sur, Haley tiene 45 años y sin experiencia en política exterior. Aun así, fue elegida por Trump en un momento donde Estados Unidos había cambiado deliberadamente su postura histórica sobre Israel en la ONU.
La confirmación de elección de Nikki Haley cayó como una bomba en los medios diplomáticos, un paso importante para la consolidación de todo el apoyo que prometió Trump a Israel.
La evangélica, Nikki Haley pertenece a la iglesia metodista. Durante su gobierno, Carolina del Sur se convirtió en ilegal en el estado, el movimiento BDS (Boicot, Desinversiones y Sanciones) que buscaba afectar a la economía israelí. También se mostró solidaria con el primer ministro Benjamin Netanyahu.
Su posición no ha cambiado y ella dejó en claro durante la audiencia de confirmación del Senado. Criticó a la ONU, afirmando que la Organización “maltrata” a Israel, en referencia a la Resolución 2334 del Consejo de Seguridad de la ONU que adoptó en diciembre de 2016, que pudiera dividir a Jerusalén y entregar la parte oriental al control palestino.
El gobierno del ex presidente Barack Obama había estado haciendo esfuerzos para que esto ocurriera en nombre de una “solución” al conflicto en Oriente Medio.
La nueva embajadora ante las Naciones Unidas prometió que “no se abstendrá cuando la ONU trate de crear un entorno internacional de fomenta el boicot a Israel” y dejó claro que su posición “siempre será” a favor del Estado judío.
Cuestionada por la intensión de Trump de decidir el traslado de la embajada de Estados Unidos en Israel de Tel Aviv a Jerusalén, dijo que apoyaba “totalmente” la medida.
El embajador de Israel ante la ONU, Danny Danon, expresó su agradecimiento a Haley después de la confirmación. Según el Jerusalem Post, él declaró oficialmente que Israel estaba “deseando trabajar en cooperación completa para deshacer el daño causado por la vergonzosa resolución del Consejo de Seguridad”.

martes, 10 de enero de 2017

ONU votará resolución para hacer “lista negra” y boicotear a Israel

Las Naciones Unidas votaron por una resolución para implementar una lista “negra” de las empresas que operan directa o indirectamente en Judea, Samaria, Golán y Jerusalén Este. Presentado por la Autoridad Palestina y los países árabes y aprobado por unanimidad en marzo, la propuesta pretende imponer sanciones a las empresas controladas por los judíos en Israel y también a las empresas que desean establecer el comercio con las colonias israelíes en estas regiones.

El embajador de Israel ante la ONU, Danny Danon, reaccionó fuertemente a la inminente votación y comparó la resolución a “períodos oscuros de la historia”, en el que judíos fueron fuertemente discriminados.
“No nos calaremos antes de este paso vergonzoso”, dijo Danon. “La ONU hará una lista negra de judías y empresas vinculadas a Israel y los boicoteará ellos, es un fuerte recordatorio de los períodos más oscuros de la historia”.
El embajador también acusó al Consejo de Derechos Humanos [creado por los Estados miembros de las Naciones Unidas] para convertirse en un grupo antisemita.
“Se sabe que el Consejo de Derechos Humanos se convirtió en un cuerpo antisemita y anti-israelí, pero no puede ser que la ONU continúe ayudando en este proceso surrealista”, protestó.
La reivindicación de Danon contra la ONU ocurre después de seis resoluciones anti-Israel, que fueron aprobadas el miércoles 7 de diciembre de 2016. Las medidas incluían una llamada a “intensificar los esfuerzos … a la conclusión de un acuerdo final de paz”.
Otra resolución se refiere a Israel “como potencia ocupante, que impone sus leyes, su jurisdicción y su administración en la Ciudad Santa de Jerusalén,” llamando a estas acciones de “ilegales”.
Otra medida también exige que Israel se retire de “Golán sirio” y devuelva “el territorio ocupado de 4 de junio de 1967″.
La ONU también criticó una votación celebrada el año pasado en la Knesset (parlamento israelí), que incluso con un resultado apretado (58 votos a favor y 51 en contra), aprobó un proyecto de ley que legalizaría a 4.000 hogares de judíos que ya fueron construidos en Judá y Samaria. El proyecto necesita dos votos más antes de convertirse en ley oficialmente.
“Instamos a los legisladores a reconsiderar su apoyo a este proyecto de ley, de aprobarse, tendría consecuencias de gran alcance y perjudicaría gravemente la reputación de Israel en el mundo”, dijo Zeid Ra’ad Al Hussein, Alto Comisionado para los Derechos Humanos, “Israel, como potencia ocupante debe respetar la propiedad privada de los palestinos, independientemente de recibir o no compensación por ello”