lunes, 12 de marzo de 2018

Polémica! El primer ministro israelí afirma que “las tinieblas están tomando nuestra región”

En una visita a Washington esta semana, el primer ministro Benjamin Netanyahu participó en la conferencia anual del Comité Israelí-Americano de Asuntos Públicos, el influyente grupo político en Estados Unidos.
Hizo un discurso contundente, agradeciendo al Presidente Donald Trump para el reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel y celebró la posibilidad de ser republicano presentes en la apertura de la embajada el 14 de mayo.
Afirmó que tenía “buenas noticias”, garantizando que “el ejército israelí nunca ha sido tan fuerte” y que la economía del país está próspera.
Al proyectar un mapa de Oriente Medio en una pantalla, también aseguró que tenía “malas noticias”, refiriéndose a la gran porción negra del mapa, que él identificó como “la influencia iraní”.
“Las tinieblas están tomando nuestra región”, alegó, refiriéndose a los países pintados de negro en el mapa: Siria, Irak, la franja de Gaza, Yemen y Líbano. Utilizando el mapa, señaló que las tropas iraníes se están extendiendo en varios puntos a lo largo de la frontera con Israel, que ya ha construido bases militares en el sur de Siria .
Netanyahu volvió a lamentar el acuerdo nuclear de las potencias occidentales con Irán, firmado en 2015. Recordó que eso permitió que Teherán se volviese más peligroso, como él había alertado.
El primer ministro cree que existe una gran amenaza para la paz en la región porque el régimen iraní sigue desarrollando misiles nucleares.
“Debemos parar Irán y pararemos a Irán”, insistió, alabando la disposición de Trump para revisar el acuerdo. Recientemente, el presidente estadounidense amenazó con retirar a Estados Unidos del plan, ya que las condiciones no se cumplieron.
Recordó además a los presentes que Israel es la única democracia de la región y tiene vínculos diplomáticos con 160 países del mundo. Creemos que es una cuestión de tiempo para que todos ellos reconozcan a Jerusalén como la capital y eso hará que las naciones islámicas que viven amenazando a Israel acaben aisladas.
Uno de los momentos de mayor aplausos fue cuando Natanyahu aseguró que la “fuente” de la amistad duradera de EEUU con Israel eran sus valores compartidos, sostenidos por la fe en Dios.
“Ellos vienen de un cierto libro un gran libro, llamado Biblia”, dijo Netanyahu al público. “Él dice que todos nosotros somos creados a la imagen de Dios”.
“Estos valores son una parte inseparable de la historia de América”, continuó. “Son parte inseparable de la historia de Israel. Y queremos escribir un nuevo capítulo de nuestra historia -una historia de libertad, de justicia, de paz y de esperanza”.

Paraguay, Honduras y la República Checa pueden cambiar sus embajadas a Jerusalén

Después de los Estados Unidos, Guatemala anunció el cambio de su embajada en Israel a Jerusalén, y lo realizaran en el mes de Mayo del presente año.
Ahora, República ChecaParaguay y Honduras anuncian que están listos para hacer lo missmo. Según el The Times of Israel, los países latinoamericanos estarían condicionando la decisión final a una visita del primer ministro Benjamin Netanyahu a us países.
Desde diciembre de 2017, cuando el presidente Donald Trump hizo el anuncio en el reconocimiento de Jerusalén como su capital y el consiguiente cambio de la representación diplomática, el gobierno israelí ha venido declarando que estaban en contacto con otras naciones que querían seguir su ejemplo .
Honduras, estaba en el grupo de países que se opusieron a la resolución de la Asamblea General de la ONU que intentó anular la decisión de Trump. Paraguay se abstuvo, pero en otras votaciones quedó al lado de Israel.
Netanyahu visitó América Latina a mediados del año pasado, pero no estuvo ni en Honduras ni en Paraguay. Si ese realmente es el único detalle para la efectividad de los cambios, será resuelto fácilmente.
La embajadora de Estados Unidos en Naciones Unidas, Nikki Haley, elogió la intención de Honduras por su voto en la ONU durante su visita al país en febrero. El presidente hondureño Juan Orlando Hernández dijo que “no fue una decisión fácil, pero el pueblo estaba con nosotros y somos libres para decidir dónde queremos nuestra embajada”.
El presidente de la República Checa, Milos Zeman, dijo la semana pasada que quería “acelerar el proceso” de cambiar la embajada a Jerusalén, pero se enfrentó a la resistencia política, ya que la Unión Europea ha declarado contrario, prefiriendo apoyar a la Autoridad Palestina.
Por eso, el Ministerio de Exteriores checo dijo que reconoce la porción occidental de Jerusalén, en las líneas de 1967 como la capital del país.