lunes, 24 de junio de 2019

Israel: «Tenemos la tecnología para restaurar los desiertos en el mundo»

En las condiciones áridas de Israel, siempre aparecen nuevas técnicas para sembrar y cosechar, pues científicos ya tienen las soluciones para que el suelo poco cultivable pueda volver a ser fértil.

Israel produce el 70% de los alimentos que se consumen en la actualidad, pero muy poco se sabe que antes no era así, pues su suelo era poco fértil para tener una gran campo de cosecha abundante. Desde los años 50, científicos han estado trabajando en las soluciones que harían posible que en la actualidad esta tierra surtiera a los demás países con alimento y demás rubros de consumo humano.
La innovación ha hecho de Israel un país que esté en la vanguardia con las adaptaciones de nuevos métodos que ayudan para bien el progreso de una nación, dentro de ellos destaca un software que hace que los granos se mantengan frescos, y los controladores de plagas funciones a su máxima capacidad además del uso de semillas más resistentes a las condiciones ambientales que puedan surgir.
Las instituciones educativas fueron financiadas para la creación de proyectos que a lo largo del tiempo han servido para desarrollar el buen funcionamiento de su tierra, los cuales han unido esfuerzos para que la agricultura sea la principal fuente de recursos y sustento de Israel, pues al introducir nuevas tecnologías su producción aumentó 50 veces más de lo estimado.
«Tenemos la tecnología para restaurar los desiertos en el mundo», dicen los científicos y estudiosos de la localidad de Néguev.
Israel se convierte en el principal exportador de materia prima junto con herramientas que ayuden a producir alimentos.

Soldados israelí descubren torre de Judea con más de 2.700 años de antigüedad

Soldados israelíes descubren torre muy antigua y hacen referencia que es de una época mucho antes de Cristo, la encontraron mientras estaban en una excavación arqueológica sobre una base de paracaidistas en el sur del país.

Los soldados israelíes realizaban la excavación en conjunto con la Autoridad de Antigüedades de Israel en una base de los paracaidistas en el sur del país, como parte de un proyecto titulado «Fuerzas de Defensa de la Naturaleza – Comandantes Responsables por el Medio Ambiente«.

La torre se estima que medía unos 5 metros de alto y 3 metros y medio de ancho, datos de la época del rey bíblico Ezequías, en el Siglo VIII a.e.c. La torre era un punto de observación hacia las montañas de Hebron, la zona de Judea y hacia los alrededores de Ashkelon.
Según los directores de la excavación por parte de la Autoridad de Antigüedades de Israel, la torre habría servido principalmente en los enfrentamientos con el enemigo filisteo que, una de sus ciudades era Ashkelon.
«En los tiempos del Primer Templo, el Reino de Judá construyó una variedad de torres y fortalezas como puntos de comunicación, aviso y señales para transmitir mensajes . Esta torre es uno de los puntos de observación que conecta a las grandes ciudades en el área».
«En tiempos antiguos, para transmitir mensajes, utilizaban faros de humo que estaban encendidos durante el día y faros con fuego durante la noche. Es probable que la torre descubierta es una de las que portaba parte de estos faros«, explican los arqueólogos.
Por los testimonios bíblicos y los descubrimientos arqueológicos en el área, sabemos que el ataque de Senaquerib prácticamente destruyó Judea, incluyendo a 46 ciudades y 2.000 pueblos y aldeas. Ahora, unos 2.700 años después, soldados de las Fuerzas de Defensa de Israel descubren una torre de observación perteneciente a los soldados de Judea.
Roi Ofer, uno de los soldados involucrados en la excavación contó: «La conexión con la tierra y el hecho de que hubo soldados judíos en el pasado, me dio una sensación de propósito. El hecho de que también había una conexión con el área donde estamos llevando a cabo nuestras propias maniobras militares nos dejó con el sentimiento de que estamos retornando algo«.

miércoles, 5 de junio de 2019

Israel, fracturado

Netanyahu ha situado la política en un extremo que cierra la puerta a cualquier entendimiento con los palestinos


Por primera vez en su historia, Israel tendrá que repetir unas elecciones después de que el primer ministro, Benjamín Netanyahu, como cabeza del Likud, no haya logrado conformar una mayoría con la que revalidar su mandato al frente del Gobierno. El acuerdo entre los socios con los que debía contar Netanyahu no ha sido posible por el enfrentamiento entre Israel Nuestra Casa, de Avigdor Lieberman, y el partido ultraortodoxo Unión por la Torá y el Judaísmo a cuenta de la exención del servicio militar a favor de los estudiantes de las escuelas religiosas. Lieberman es partidario de acabar con este y otros privilegios tradicionales, en tanto que los ultraortodoxos los consideran innegociables.
Netanyahu apuró el plazo legal para que la Kneset invistiera un Ejecutivo, manteniéndose en la ambigüedad de si lo hacía por conceder tiempo a sus aliados para llegar a un acuerdo o si lo que buscaba, por el contrario, era la repetición electoral sin aparecer como el responsable. Sin embargo, no resulta fácil prever si estos meses de parálisis beneficiarán al líder del Likud. Las acusaciones judiciales por corrupción siguen tomando cuerpo, lo que podría colocarlo ante la próxima campaña en una posición comprometida. A favor cuenta con el respaldo cada vez más expreso del Gobierno estadounidense.
La diplomacia del presidente Trump en apoyo de las políticas más radicales de Israel ha hecho saltar todos los límites observados por las anteriores Administraciones, ya fueran republicanas o demócratas. Fiel a su estrategia de obtener ventajas inmediatas sobre los palestinos en la creencia de que, una vez consolidadas, conducirán a una solución definitiva del conflicto, Netanyahu no parece prestar atención a las fracturas que provocan sus decisiones. Si no ha podido formar Gobierno es porque, después de situar la política israelí en el extremo que cierra la puerta a cualquier entendimiento con los palestinos, ahora resulta que en ese extremo afloran divergencias insalvables sobre la idea del país que se hacen las fuerzas laicas y las religiosas.
Y, junto a esta fractura interna, se está dibujando otra exterior, derivada de asociar la suerte de Israel a la diplomacia de Trump. El hecho de que esta se haya alineado hasta ahora con las posiciones del Likud y de la constelación de fuerzas contrarias a buscar fórmulas de paz distintas de la mera imposición no la hace más hábil ni más previsible. Al igual que ha sucedido en otros escenarios internacionales desde que llegó a la Casa Blanca, Trump puede desdecirse de las más graves decisiones acerca de Oriente Próximo con tanta rapidez y facilidad como las adopta. Si esto ocurriera, Israel no solo tendría que pagar las consecuencias de un error de estrategia diplomática, como le sucedería a EE UU. Además, se enfrentaría a una soledad internacional cada día más profunda.

“No hemos sido destruidos porque Dios cuida a Israel” afirma embajador en sesión solemne de diputados

El martes de esta semana, la Cámara de Diputados de Brasil celebró una sesión solemne por el Día de la Independencia de Israel, donde el embajador de esa nación en Río de Janeiro dijo que su nación no ha sido destruida después de tantos ataques porque Dios los cuida.
Yossi Shelley, embajador de Israel en Brasil, contó por todo lo que ha pasado su tierra y con Biblia en mano expresó con toda la fe de su corazón que Dios siempre ha cuidado de Israel y que por tal motivo y apoyo no han sido destruidos, «Los judíos siempre fueron perseguidos, siempre, siempre. Pero todas las potencias se rompieron y los judíos se quedaron. ¿Saben por qué? Por una razón: porque Dios cuida de Israel. Si hay personas que no creen en eso, miren la historia», afirmó.
Con los múltiples logros que han tenido en materia tecnológica y médica, el embajador afirma que el deseo de su nación es ayudar a su prójimo con los conocimientos que Dios les ha dado, «Está escrito en la Biblia que el pueblo judío debe ser la luz de todas las naciones. Por eso, israelíes, judíos, alrededor del mundo, no sólo en Israel, les gusta y quieren ayudar a todos: en el área de medicina, en el área de tecnología, satélites … «, afirmó.
La sesión solemne fue requerida por los diputados Roberto de Lucena (PODE-SP) y Marcos Pereira (PRB-SP); en la mesa de la sesión, los diputados Aroldo Martins (PRB-PR) y Silas Cámara, presidenta del Frente Parlamentario Evangélico, Ruth Goldberg,directora de la Confederación Israelí de Brasil y Daniel Leon Bialski, presidente de Hebraica.
En este caso, Brasil siempre ha mostrado su firme apoyo a Israel, pero ahora mucho más en desde que el actual presidente, Jair Bolsonaro, decidiera trasladar la embajada de su país a la capital de Tierra Santa, Jerusalén.