domingo, 26 de enero de 2020

Levitas se reúnen para cantar salmos en Jerusalén

Es primera vez en la historia moderna que sucede algo así. El evento fue organizado por el Fondo de Rehabilitación y Desarrollo de la Ciudad Vieja.



Por primera vez en la historia moderna, aproximadamente 800 hombres descendientes de la tribu de Leví en Israel se unieron en las escaleras frente a las Puertas de Hulda en el Centro Davidson adyacente a la pared sur del Monte del Templo para cantar las tres canciones que los levitas cantaban en el antiguo templo.
Después de aproximadamente hora y media de práctica, el evento tuvo lugar el miércoles pasado. Fue organizado por el Fondo de Rehabilitación y Desarrollo de la Ciudad Vieja, dirigido por el director musical Itzik Weiss y el director Yotam Segel.
Según las Sagradas Escrituras, los levitas (hombres judíos descendiente patrilinealmente de la tribu de Leví) fueron elegidos por Dios durante el éxodo de Egipto para servir en el tabernáculo y, posteriormente, en el templo. Algunos de los levitas que asistieron llevaban un atuendo especial destinado a ser utilizado en el Tercer Templo. Las trompetas de plata creadas para su uso en el Tercer Templo también fueron usadas en la actuación.
Los levitas cantaron tres de los quince salmos que tradicionalmente se cantaban en los escalones dentro del Templo, incluidos el Salmo 121 y 126. Ellos fueron acompañados por músicos también de la tribu de Leví.
El evento por poco tiene que ser cancelado. Unas semanas antes de que se programara el evento de oración, el Lobby de Mujeres solicitó a los organizadores que cancelaran el evento ya que no incluía mujeres. Los organizadores sostuvieron que el evento pretendía ser una recreación de una ceremonia bíblica realizada por hombres en el Templo.
Daniel Shukron, el vicepresidente de fondos respondió a las denuncias de exclusión de mujeres en una entrevista con Good Morning Israel. “Estamos simulando un evento histórico que realmente tuvo lugar, entonces, ¿por qué distorsionarlo? Les pedimos a los levitas que vinieran y cantaran textos de las fuentes originales. No hay audiencia, no hay entradas, y no hay razón para protestar”.

fuente: evangelicodigital.com