Sus políticas de gobierno

Israel es una democracia parlamentaria con un sistema pluripartidista y separación de poderes con sufragio universal. El sistema político israelí está formado por el poder legislativo, el poder ejecutivo y el judicial. Sus instituciones más importantes son el presidente, que se desempeña como jefe de Estado, la Knéset (el parlamento unicameral del país), el primer ministro y su Gabinete, que forman el gobierno, y el sistema judicial, cuyo más alto tribunal es la Corte Suprema y su independencia está garantizada por ley.

Israel está gobernado por 120 miembros parlamentarios, conocido como el Kneset. La Kneset se basa en la representación proporcional de los partidos políticos. Las elecciones parlamentarias se celebran cada cuatro años, pero la Knesset puede disolver el gobierno en cualquier momento por una Cuestión de confianza. Las Leyes fundamentales de Israel funcionan con una constitución no escrita. En 2003, la Knesset comenzó a redactar una constitución oficial sobre la base de estas leyes.


Despacho del Presidente de Israel, (2007).El Sistema Judicial de Israel consiste de un sistema de tres niveles. El nivel más bajo son los tribunales de magistrados, situado en la mayoría de las ciudades de todo el país. Por encima de ellos están los Tribunales de Distrito, que actúan como tribunales de apelación y tribunales de primera instancia, que están situados en cinco de los seis Distritos de Israel. El tercer y más alto nivel el Tribunal Supremo de Israel, asentado en Jerusalén. Cumple un doble papel como Corte Suprema de justicia y como Tribunal Superior de Justicia. En este último papel, la Corte Suprema dicta normas como un tribunal de primera instancia, que permite que las personas, tanto ciudadanos como no ciudadanos, presentar una petición contra las decisiones de las autoridades estatales. El ordenamiento jurídico de Israel combina la Ley Inglesa de Derecho anglosajón, derecho civil, y las Leyes Judías. Se basa en el principio de Stare decisis (precedente) y es un sistema acusatorio, donde las partes en el pleito deben presentar pruebas ante el tribunal. En el tribunal los casos son decididos por jueces profesionales en lugar de jurados. El matrimonio y el divorcio están bajo la jurisdicción de los tribunales religiosos: judíos, musulmanes, drusos y cristianos. La elección de los magistrados es llevado a cabo por un comité de miembros del Knesset, magistrados de la Corte Suprema, y miembros de la Asociacion de Abogados de Israel.

Su grado de respeto a los derechos políticos y a las libertades civiles la convierten en el único país de la región considerado "libre" de acuerdo a la evaluación que efectúa Freedom House. El nivel de libertades civiles permite la crítica abierta en temas de Estado por parte de grupos tales como B'Tselem, una organización de intelectuales israelíes de derechos humanos muy crítica con las actuaciones del gobierno en Gaza y Cisjordania, además de otros grupos antisionistas o antiisraelíes que operan legalmente en Israel.


Organización político-administrativa

Distritos de Israel: (1) Norte, (2) Haifa, (3) Central, (4) Tel Aviv, (5) Jerusalén, (6) Meridional, (A) Altos del Golán, (B) Cisjordania, (C) GazaEl territorio de Israel está dividido en 6 distritos o mejozot (מחוזות), dirigidos por un comisario designado por el Ministerio del Interior. Son los siguientes: Central, Haifa, Jerusalén, Norte, Meridional y Tel Aviv.

A su vez los distritos se dividen en quince subdistritos conocido como nafot (נפות), que son a su vez divididos en cincuenta regiones naturales. Las regiones naturales son unidades no administrativas que utiliza el Gobierno de Israel para cuestiones estadísticas y el censo de población.

Los distritos son una herencia del Imperio otomano y entre sus atribuciones se encuentran las de elaborar la legislación local, controlar los impuestos y los presupuestos locales, aprobar los proyectos de obras públicas y conceder créditos a los gobiernos locales.

En cuanto a los territorios ocupados durante la Guerra de los Seis Días, los Altos del Golán están integrados administrativamente en el Distrito Norte, y Cisjordania integra el Distrito de Judea y Samaria, solo reconocido por Israel.

A efectos estadísticos, el país está dividido en tres áreas metropolitanas: Tel Aviv y Gush Dan (con una población de 3.150.000), Haifa (con una población de 996.000), y Beersheba (población 531.600). Sin embargo, la ciudad más grande de Israel, tanto en población como en superficie, es Jerusalén, con 732.100 habitantes en un área de 126 kilómetros cuadrados. Tel Aviv, Haifa y Rishon LeZion se encuentran entre las ciudades más pobladas de Israel, con una población de 384.600, 267.000 y 222.300 respectivamente.



Fronteras

El Estado de Israel limita con Líbano en el norte, frontera reconocida oficialmente por la ONU tras la retirada israelí del sur de dicho país; con Jordania al este y con Egipto al sur, ambas fronteras reconocidas a partir de los acuerdos de paz firmados con ambos países.

Israel aún no ha fijado sus fronteras con Siria ni con la Autoridad Palestina en la zona de Cisjordania, aunque en este sentido la comunidad internacional suele considerar como frontera la Línea Verde, la línea de armisticio entre Israel y sus vecinos árabes que funcionó como frontera de facto hasta la Guerra de los Seis Días. Israel también mantiene grandes bloques de asentamientos próximos a dicha línea e incluso más allá, especialmente en torno a Jerusalén Este y el Bloque Etzión, y en la ciudad de Ariel en Cisjordania. En septiembre de 2005, Israel culminó su retirada unilateral de la Franja de Gaza hasta la «Línea Verde».



Relaciones exteriores

En 2007 Israel mantenía relaciones diplomáticas con 161 países y disponía de 94 misiones diplomáticas en todo el mundo. Tres miembros de la Liga Árabe han normalizado las relaciones con Israel: Egipto y Jordania, que firmaron tratados de paz en 1979 y 1994 respectivamente y Mauritania, que optó por completas relaciones diplomáticas con Israel en 1999. Desde 2003 las relaciones con Marruecos se mantienen en constante aumento y el Ministro de Asuntos Exteriores de Israel ha visitado el país. En virtud de la legislación israelí, el Líbano, Siria, Arabia Saudita, Irak y Yemen son países enemigos y los ciudadanos israelíes no podrán visitarlos sin permiso del Ministerio del Interior. Desde 1995 Israel es miembro de Diálogo Mediterráneo, que fomenta la cooperación entre siete países de la Cuenca del Mediterráneo y los miembros de la Organización del Tratado del Atlántico Norte.

Estados Unidos, Turquía, Alemania, Reino Unido e India se encuentran entre los más íntimos aliados de Israel. Estados Unidos fue el primer país en reconocer al Estado de Israel, seguido por la Unión Soviética. Se puede considerar a Israel como su principal aliado en Asia Sudoccidental, sobre la base de políticas compartidas y los valores religiosos. A pesar de no establecer plenas relaciones diplomáticas entre Turquía e Israel hasta 1991,Turquía ha cooperado con el Estado desde que confirmó el reconocimiento de Israel en 1949. Sin embargo, los lazos de Turquía con otras naciones de mayoría musulmana de la región han dado lugar en ocasiones a la presión de los Estados árabes para que modere su relación con Israel. Fuertes vínculos entre Alemania e Israel incluyen la cooperación científica y educativa y ambos Estados mantienen solidos vínculos en los sectores económico y militar. India estableció plenos lazos diplomáticos con Israel en 1992 y ha fomentado sólidos vínculos con el país tanto en el sector militar como en el cultural desde entonces. El Reino Unido, que ha mantenido relaciones diplomáticas plenas con Israel desde su formación, ha realizado dos visitas del jefe de estado en 2007. Las relaciones entre los dos países se consolidaron durante el gobierno del ex primer ministro Tony Blair debido a sus esfuerzos por encontrar una resolución a los dos estados. El Reino Unido es visto como una relación "natural" con Israel a cuenta del mandato británico de Palestina. Irán tenía relaciones diplomáticas con Israel bajo el gobierno de la dinastía Pahlevi, pero retiró su reconocimiento de Israel durante la Revolución iraní.

En 2009, tanto Venezuela como Bolivia rompieron relaciones diplomáticas con Israel a raíz del conflicto de la Franja de Gaza de 2008-2009.

En el caso de India, Israel sostiene relaciones diplomáticas con dicho país desde 1991. Antes de esa fecha India tenía una posición más pro-árabe y pro-soviética, votando incluso en contra de la fundación de Israel en la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1948 argumentando que se oponía a la creación de países basados en la religión (como el caso de su oposición a la fundación del Pakistán islámico y el Khalistán sikh); sin embargo es posible que dicho distanciamiento se debiera más a motivos geopolíticos. En todo caso, una serie de factores provocaron el acercamiento de India con Israel a partir de 1991, entre ellos la disolución de la Unión Soviética (que tenía fuertes vínculos con India), la declaración de la Organización de la Conferencia Islámica de que Cachemira era legítimamente territorio de Pakistán en 1986 y las críticas de dicha organización contra India en materia de derechos humanos de los musulmanes en el 2001, lo que distanció a India del mundo islámico. La llegada al poder del Likud con Ariel Sharón en Israel y el Bharatiya Janata en India con Atal Bihari Vajpayee tuvo también su influencia, ya que tanto el Likud como el BJP son partidos conservadores, ligados a grupos nacionalistas religiosos de judíos e hindúes respectivamente y que promueven una política de mano dura contra el terrorismo islámico.

La visita de Ariel Sharon a India en 2003 fue la primera visita de un primer ministro israelí a dicho país en su historia. Sin embargo, dicha visita fue empañada por airadas protestas contra Sharon protagonizadas principalmente por musulmanes, donde se acusaba a Sharon de genocidio y crímenes de guerra en pancartas. Jaswant Singh fue el primer canciller de India en visitar Israel en el año 2000. Aunque las relaciones diplomáticas entre Israel e India permanecieron normales aún con el cambio de gobierno al centro-izquierdista Congreso Nacional Indio, los musulmanes de India siguen siendo mayoritariamente pro-palestinos.